Inicio»Carmen»Alcohol y volante, mortal combinación

Alcohol y volante, mortal combinación

0
Compartidos
Google+

Cynthia Sánchez Calderón

 

En México el 54 por ciento de las muertes por accidentes de tránsito ocurren entre jueves, viernes y sábado, y están relacionadas con el consumo de alcohol.

Cada día alrededor de tres mil 500 personas fallecen en las carreteras, avenidas y diversas calles de la zona urbana.

Decenas de millones de personas sufren heridas o discapacidades cada año. Los niños, los peatones, los ciclistas y los ancianos son los usuarios más vulnerables en la vía pública.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) colabora con asociados —gubernamentales y no gubernamentales— en todo el mundo para prevenir los accidentes de tránsito y promover las buenas prácticas como el uso del casco o del cinturón de seguridad, no beber y conducir, y evitar los excesos de velocidad.

El líder del proyecto “Networkvial-México” en Carmen, Raúl Alberto Peniche Mendoza, explicó que los tres niveles de Gobierno tienen el compromiso de cumplir con disminuir los índices de accidentes, en tanto, que este es un trabajo corresponsable en el que la información preventiva y su difusión deben ser la herramienta principal para lograr el objetivo.

En el municipio, en el primer semestre de este año, la Dirección de Seguridad Pública, Vialidad y Tránsito Municipal (DSPVTM) reportó un total de mil 873 accidentes que incluyen unidades del transporte público tales como: taxis, urbanos, combis, así como motocicletas y vehículos particulares en los que en el 65 por ciento de los casos, uno de los involucrados presentó intoxicación por consumo de drogas o alcohol.

El titular de la dependencia, Marco Antonio Calderón López, explicó que diariamente se presentan en la zona urbana de Carmen entre siete y 10 choques. Ya sea entre un vehículo particular con el transporte público, entre motociclistas y particulares así como en las unidades de transporte público con que el entrevistado reconoció que hace falta mucho por hacer en materia preventiva, pese a ello, se sostuvo que el índice se ha reducido considerablemente a comparación del 2011 y 2012.

Con información oficial de la DSPVTM en el primer semestre del año, el mes con más accidentes de tránsito fue junio con 217 eventos registrados, seguido de marzo y abril con 215 y 212, respectivamente.

Los lugares con mayor incidencia de accidentes en la Isla son las colonias Benito Juárez, Centro, Francisco I. Madero, Justo Sierra y Petrolera en las que juntas reportan 728 hechos que representan el 38.85 por ciento del porcentaje en general.

En una grafica comparativa por ejemplo, del mes de octubre de 2010 a junio de 2011 se registraron dos mil 339 accidentes de tránsito; de octubre de 2011 a junio de 2012 fueron 93 accidentes menos, esto significa que en ese periodo se presentaron dos mil 246 eventos de tránsito; en tanto que de octubre de 2012 a junio de 2013, la cifra se redujo a mil 687, es decir, 559 choques menos.

En el primer semestre del año —cifra con la que únicamente cuenta la Policía Municipal antes de que cierre el segundo semestre— elementos de tránsito notificaron la presencia de 389 lesionados y 10 personas fallecidas, siendo responsables de los hechos los conductores; en mil 474 casos fueron de autos particulares, 112 choferes de motos, 213 conductores de taxis, 52 de urbanos y 22 de combis o colectivos.

Los mil 217 hechos que corresponden al 65 por ciento de los datos generales aportados por accidentes, están relacionados con el consumo de algún tipo de droga o consumieron alcohol, en tanto que el 35 por ciento se debe estrictamente a violaciones en el reglamento de tránsito, tales como cambiar de dirección o carril sin precaución, alto restrictivo, no guardar la distancia correspondiente, exceder los límites de velocidad, no realizar el alto e iniciar la marcha sin precaución.

Son muchos los riesgos que debe asumir día a día la población mexicana para trasladarse: ya sea para ir y venir de la escuela, como parte de un trabajo o con fines recreativos, es decir, para cualquier actividad que requiera movilizarse como conductor, pasajero o peatón, y las consecuencias, en caso de sufrir lesiones en un accidente, son muy variables, pero siempre muy dolorosas.

 

SECUELAS

Las secuelas resultado de la muerte o la discapacidad de los accidentes de tránsito requieren del apoyo psicológico para los sobrevivientes y para sus familiares, situación que no siempre se logra debido a la falta de programas para este tipo de atención o, en su caso, debido al alto costo que dichas atenciones pudieran generar.

El comandante Calderón López explicó que si bien hay una reducción considerable en el número de accidentes de tránsito, el reto es que de los siete a 10 que se registran actualmente disminuyan en un 50 por ciento, significa que tengan estadísticamente entre tres a cinco reportes.

Las acciones preventivas juegan un papel importante para incidir en que bajen las cifras, siempre y cuando los conductores respeten los señalamientos y los peatones no cometan imprudencias.

Por su parte, el director del Hospital General “María del Socorro Quiroga Aguilar”, Carlos Rubén Presuel Bertruy, sostuvo en el nosocomio ingresan diariamente de uno a cinco personas con eventos relacionados con accidentes de motocicleta y/o vehículos, por lo que la recomendación insistente es cumplir los reglamentos y medidas de seguridad requeridas para transitar en la calle.

Las 13 reglas básicas de seguridad vial para automovilistas son:

1.– Revisar el auto antes de usarlo, esto significa checar presión de llantas, niveles de freno y gasolina.

2.– Uso del cinturón de seguridad y haga que los pasajeros lo utilicen. Los niños deber ir sujetos a sillas de seguridad en asientos traseros.

3.– Deje sus llaves a una persona asignada si va a manejar o en su caso haga uso del transporte colectivo taxi.

4.– Mantener una distancia considerable con relación al vehículo de adelante.

5.– Reducir la velocidad en intersecciones y cruceros.

6.- Ser previsible, esto implica usar luces durante el día.

7.– Menores de 18 años deben manejar acompañados de un adulto, evitando que lo hagan solos y de noche.

8.– Evite conducir cansado y entre dos a cinco de la mañana.

9.– Evite conducir con niños en brazos.

10.– Si está emocionalmente alterado evite manejar.

11.– Velocidad del conductor frente a escuelas a 20 kilómetros por hora, en zona habitacionales a 30 kilómetros por hora, en calles a 40 kilómetros por hora, avenidas a 60 kilómetros por hora y en carreteras a 95 kilómetros por hora.

12.– Reducir la velocidad cuando haya peligro y controle un riesgo a la vez.

13.– Vehículos con sirena tiene preferencia por lo que hay que reducir la velocidad y orillarse a la derecha.

En los últimos dos años, según la publicación del Observatorio de Alcohol, Tabaco y Otras drogas de la Secretaría de Salud, el 54 por ciento de las muertes por accidentes de tránsito en el país ocurren entre jueves, viernes y sábado y están relacionadas con el consumo de alcohol por lo que autoridades estatales y municipales requieren de mayores esfuerzos y programas a favor de la seguridad de los conductores.

Desafortunadamente, el 27.6 por ciento del total de defunciones en el Carmen son por accidentes de tránsito, los cuales corresponden al rango de edad entre los 15 a 19, 20 a 24 y de 25 a 29 años.

La participación ciudadana es clave para destruir el paradigma de que los accidentes, las lesiones y las muertes de tránsito suceden al azar, de manera fortuita o como resultado de un “castigo divino”, cuando la evidencia señala que nueve de cada 10 accidentes se pudieron haber prevenido.

Es necesario que la sociedad asuma su responsabilidad y actúe en consecuencia, de manera coordinada con autoridades y el resto de actores.

Noticia anterior

Oaxaca, alejado de Dios

Siguiente noticia

Perforación de pozo ribereño dañó casas