Inicio»Carmen»Desintegración familiar causa drogadicción en adolescentes

Desintegración familiar causa drogadicción en adolescentes

0
Compartidos
Google+

Pese a que durante este año se lograron avances positivos en materia de prevención y combate de problemas de adicción entre la población, hay factores que propician un ambiente inapropiado que la mayoría de las veces termina por involucrar a los más vulnerables del núcleo familiar, siendo en este caso infantes, adolescentes y hasta los jóvenes.

Manifestó lo anterior la presidenta del patronato local del Centro de Integración Juvenil (CIJ), Josefina Delgado de Sélem, quien también refirió que la desintegración familiar es uno de esos factores que orilla a los menores de edad a tomar malas decisiones y a dejarse influenciar por terceros que por lo general, llevan alguna mala intención o persiguen fines económicos mediante la venta de estupefacientes.

Por ello, alertó a los padres con hijos menores de edad para que redoblen esfuerzos y eviten que en sus hogares surjan problemas de ésta índole, ya que quienes resultan más afectados son los infantes, adolescentes y hasta los jóvenes que difícilmente aceptan una dolorosa separación entre sus padres o peor aún, los casos de violencia física y psicológica que muchas veces se registran.

Precisó que aún cuando entre las parejas persistan estas dificultades que suelen romper con todos los lazos afectivos y de comunicación, se debe buscar ayuda profesional con el fin de evitar que estos problemas impacten de modo directo a sus hijos, principalmente cuando se trata de menores de edad que suelen ser mucho más vulnerables y que podrían buscar refugio en las adicciones.

Señaló que los infantes y adolescentes que alguna vez han consumido bebidas alcohólicas y drogas, lo hacen mayormente por curiosidad, pero hay quienes al incurrir de manera constante en este vicio, lo hacen porque sienten que encuentran cobijo y que es una forma viable para escapar momentáneamente de los problemas que padezcan en sus hogares.

Consideró que los padres de menores de edad que no tengan una buena estabilidad de pareja, deben buscar ayuda profesional para de allí encausar acciones que no desencadenen ningún tipo de perjuicio para sus hijos; a sabiendas de que éstos al recibir alguna mala influencia por parte de sus compañeros de escuela, vecinos o desconocidos, podrían iniciarse en el bajo mundo de las adicciones.

Aseveró que a lo largo de este año, el CIJ brindó atención psicológica y de tratamientos de rehabilitación a decenas de personas entre las que se observó a infantes y adolescentes que buscaron refugio en bebidas.

Noticia anterior

Necesario, medir la calidad educativa

Siguiente noticia

Bautizan a Rodrigo