Inicio»Carmen»Mortandad de ganado por lluvias

Mortandad de ganado por lluvias

0
Compartidos
Google+

La muerte de decenas de reses —algunas preñadas—, de ejemplares recién nacidos y hectáreas de pastizales arruinados son la consecuencia de las inundaciones que trajeron consigo los pasados frentes fríos 22, 23, 24, y 25 a la región.

Al menos 80 propietarios de hatos que cuentan con un total de dos mil animales, sin contar los que han quedado atascados en las camperías y otros que han muerto por falta de forrajes, han tenidos numerosas pérdidas y, las ganancias para esta temporada podrían ser raquíticas, pues la sequía está en puerta.

Algunos de los afectados entrevistados por TRIBUNA del Carmen fueron: Juan Francisco Guerra Díaz, Orbelindo Guerra Méndez, Marianela Díaz Perera, Mercedes Chávez Balcázar, Andrea Arias Chávez, Dora María Vidal Bolón, Ravelo Gómez Elvia y Mariano Guerra Méndez.

Los ganaderos añadieron que en diciembre cuando baja el agua los pastizales renacen, pero cuando la seca aumenta aparece el gusano de rosquilla, formándole una especie de telaraña por encima que lo daña en un 100 por ciento, sin que reciban apoyos de las autoridades del ramo agropecuario para enfrentar el problema.

Manifestaron que cuando la sequía aumenta en los meses de mayo a junio de nuevo la temporada de lluvias destruye los pastizales y en varios puntos de los potreros son encontrados animales putrefactos. Además al comenzar los aguaceros la presencia de murciélagos aumenta provocándoles a las reses sobrevivientes la terrible enfermedad de la rabia.

Expresaron que cuando el nivel del agua aumenta se desbordan los ríos y el agua de las camperías se une y comienzan las movilizaciones de emergencia de decenas de semovientes, algunos son trasladados mediante balsas hacia algún montículo de los que existen en la zona.

Los afectados señalan que las autoridades deben seguir construyendo la carretera vecinal.

Al finalizar, destacaron que si contaran con la carretera desde el rancho “La Veleta” a la comunidad, el transporte sería más fácil y contarían con energía eléctrica y no con paneles solares, tendrían agua potabilizada, servicios básicos como las demás comunidades, y sobre todo en temporada de creciente rescatarían sus reses rápidamente.

Noticia anterior

Autorizan 133 mdp para el IC

Siguiente noticia

Ana Gabriel agenda otro concierto