Inicio»Carmen»Mario Ávila, cómplice y operador del empresario

Mario Ávila, cómplice y operador del empresario

0
Compartidos
Google+

Luego de haber puesto fin al imperio de corrupción de Amado Yáñez Osuna a través de su empresa Oceanografía, la Procuraduría General de la República (PGR) debe poner tras las rejas a su principal operador de Petróleos Mexicanos (Pemex), Mario Alberto Ávila Lizarraga, indicó el coordinador municipal de la “Izquierda Renovadora en Movimiento”, (IRM) del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Luis Alfonso Medina Peralta.

El perredista señaló que Ávila Lizarraga al estar a cargo de la Subdirección de Mantenimiento y Logística en la Coordinación de Servicios Marinos de Pemex Exploración y Producción (PEP), durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa, otorgó innumerables contratos millonarios a la empresa Oceanografía.

“Hay que recordar que el extinto Juan Camilo Mouriño Terrazos fue quien lo colocó en dicho puesto para favorecer al clan panista de Campeche y de Carmen, entre ellos el magnate empresario Yáñez Osuna a quien asignó innumerables contratos millonarios por compromiso de poder con los hermanos Bribiesca Sahagún, también dueños de Oceanografía”, subrayó.

Por eso procurador general, Jesús Murillo Karam, debe reforzar las líneas de investigaciones contra Ávila Lizarraga sospechoso de presunto lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, delitos en los que seguramente estuvo involucrado el empresario petrolero.

Sin embargo Ávila Lizarraga es protegido por muchos actores políticos como Ernesto Javier Cordero Arroyo y el senador Jorge Luis Lavalle Maury, dijo.

 

HISTORIAL DE CORRUPCIÓN

Entre el historial de corrupción de Yáñez Osuna dijo se encuentra el accidente en altamar que sucediera el 23 de octubre del 2007, donde debido a condiciones climatológicas adversas en la Sonda de Campeche, el equipo de perforación autoelevable Usumacinta golpeó el pozo Kab-101, causando una fuga de aceite y gas, y muerte de 22 trabajadores de Oceanografía.

Éste tiene el 76 por ciento de las acciones de Oceanografía, en complicidad de Martín Díaz Álvarez, jefe financiero y segundo accionista de la empresa, comenzó negociaciones con los hermanos Bribiesca Sahagún durante el gobierno de Vicente Fox, obteniendo contratos millonarios para sus empresas.

La corrupción de Amado Yáñez se muestra en el contrato 18575107/545/12 hacia la empresa Servicio de Transporte de Personal y Material y Equipo Ligero en el Golfo de México, por 117 millones 379 mil 369 dólares; a la firma del contrato, la empresa recibió además 193 mil 870 millones de pesos.

Noticia anterior

Omisiones de PASA generan basureros

Siguiente noticia

Nyong’o, orgullosa