Inicio»Carmen»Pocos beneficios y mucha contaminación de Pemex

Pocos beneficios y mucha contaminación de Pemex

0
Compartidos
Google+

A 35 años de la llegada de Petróleos Mexicanos (Pemex) a Ciudad del Carmen, principalmente a la Península de Atasta, pocos son los beneficios y obras que la paraestatal ha llevado a cabo, y sí en cambio la contaminación va en aumento, manifestó Jesús Fabré Chablé, representante de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera Acuícola Ribereña de Atasta.

Acotó que el Centro Procesador de Gas (CPGA) y la Planta de Nitrógeno Cantarell, que hace más de 16 años fueron construidas en las inmediaciones de las comunidades San Antonio Cárdenas y Nuevo Progreso, provocan alta contaminación al medo ambiente por la quema de residuos peligrosos.

 

ENFERMEDADES

Acusó a la paraestatal de ser una de principales responsables de la contaminación en la Sonda de Campeche y la Península de Atasta, ya que muchos pobladores de estas comunidades han presentado numerosos casos de la enfermedad silenciosa cáncer.

Expresó que el principal problema que presentan los poblados es la falta de pavimentación de sus calles, la ampliación de la red de agua potable, apoyos a escuelas y centros de salud, impulso al deporte, ya que ha sido mínima la aportación, drenajes para las comunidades que se inundan con las lluvias.

Asimismo, hacen falta programas que beneficien a las amas de casa, madres solteras, ganaderos, y sobre todo mayor impulso para hacer realidad la construcción del libramiento carretero, ya que en meses anteriores detuvo la obra por tener los ductos podridos donde la iban a construir.

Dijo que a su llegada de la Planta de Nitrógeno Cantarell, prometió muchos apoyos pero no ha hecho nada, sin embargo, reconoció que lo único bueno que ha realizado es becar a algunos estudiantes.

“Si las plantas de Gas y de Nitrógeno se lo propusieran llevarían a cabo más obras sociales en beneficio de los habitantes de esta región”.

Noticia anterior

Pérdidas en campo y caminos en Palizada

Siguiente noticia

Aumentan llamadas de extorsión