Inicio»Carmen»Siguen abusos en contra de internos del Cereso

Siguen abusos en contra de internos del Cereso

0
Compartidos
Google+

Abusos, quejas y prohibiciones absurdas a familiares de reos del Centro de Reinserción Social (Cereso) de la Isla, son orquestadas por los custodios mientras el director, Cristian Alcocer Jiménez prefiere estar ausente o en el cine.

En punto de las 10:00 horas, el representante de este medio acudió a las instalaciones del Cereso para solicitar una entrevista con Alcocer Jiménez, sin embargo, los custodios indicaron que no se encontraba.

“El director salió, como es el jefe no sabemos a donde fue ni cuándo va a regresar,  él es el que manda y decide si venir o no”, dijo una mujer guardia en la puerta del penal.

Al preguntar si podría tardar en regresar el encargado del penal, los custodios negaron se vieron las caras y negaron dar más información.

“No sabemos, el anda en tres vehículos y no sabemos cual pueda haber usado”, dijeron los custodios, evadiendo cualquier dato que pudiera identificar el paradero de Alcocer Jiménez.

Mientras el director del Cereso, probablemente estuviera de “shopping” en algún centro comercial o comprando boletos para el cine —como acostumbra— muchos convictos sufren de los abusos de los guardias que limitan la cantidad de alimentos y ropa que les llevan sus familiares.

A principios de año, Alcocer Jiménez fue sorprendido comprando boletos para una función de cine en un conocido centro comercial estando en horas de trabajo.

Algunas personas cansadas de los abusos de los custodios señalaron que era inútil intentar encontrar al director en el Cereso, pero si era muy seguro encontrarlo en alguna sala de cine de la ciudad.

DESPENSAS

Gracias al evento organizado por la presidenta del DIF Estatal, Adriana Hernández de Ortega, el día en que los familiares de los convictos les llevan despensas —el miércoles— fue movido al viernes.

Debido a esto algunos presos tuvieron que esperar dos días más para poder recibir los víveres como papel de baño, navajas para rasurar, jabón, pasta de dientes entre otros productos que les lleva su familia.

Algunas personas les llevan incluso ropa, pero dependiendo del humor del custodio en turno, es lo que pueden permitirle pasar a los visitantes.

Una veintena de esposas y madres de reos que purgan condenas que van de los dos a los 100 años de prisión, apresuradas llegaban este viernes con bolsas de despensas e hicieron fila hasta por 30 minutos para pasar al penal.

Muchas despensas fueron rechazadas, al igual que quienes llevaron mudas de ropa, ya que no pueden tener en posesión más de una, de acuerdo al criterio de los guardias.

Noticia anterior

Mérida, sede del proyecto iberoamericano “Movilízate”

Siguiente noticia

Muere el cantante Joan Sebastian