Inicio»Carmen»Administración fomentó destrucción de la ecología

Administración fomentó destrucción de la ecología

0
Compartidos
Google+

Esta administración se ha caracterizado por el poco interés que han demostrado por preservar el medio ambiente. Inició con la tala del árbol del palo de tinte de 300 años de edad, en la avenida Concordia, que causó molestia, incluso en las redes sociales.

Continuaron con la destrucción de 10 árboles de la Plaza Cívica “7 de Agosto” y el parque “Ignacio Zaragoza”, y el maculí blanco del mercado “Alonso Felipe de Andrade”.

Los grupos Red Manglar representada por Marco Antonio Rodríguez Vadillo, Marea Azul de Lourdes Rodríguez Vadillo e Isla Verde representada por Ricardo Limón, y biólogos  Fermín Chaires Ochoa y Moisés Rosas González del Área Natural Protegida se han manifestado contra esta práctica.

“La deforestación de las áreas verdes  son resultado de una mala aplicación de la reglamentación del desarrollo urbano, lo que ha ocasionado el crecimiento desmedido de asentamientos urbanos en las zonas de humedales, han remarcado que  aunque existen las leyes, no hay vigilancia para que ellas se cumplan”.

Puntualizaron los beneficios ecológicos que se dejan de recibir al eliminarlos; estos organismos son factor de vida para todos, su tala debe evitarse a toda costa, a menos que su presencia pueda ser generadora de peligro para quienes se encuentran cerca de ellos.

Rosas González expresó que cortar un árbol es literalmente acabar con una vida, más cuando se trata de estos organismos que son básicos para los seres vivos.

Tienen un importantísimo valor ecológico porque además de hacer la captura del carbono, es liberador de oxígeno, entre otras cosas.

Además de que en un lugar como es la Isla, donde las temperaturas son muy altas por la intensidad de los rayos solares, las arboledas aportan sombra y más si son espacios públicos.

Estos organismos también sirven para lograr el desalojo más rápido de las aguas en tiempos de lluvia, ya que sus raíces las filtran.

“Un árbol tiene muchísimas funciones, y los costos de reparación son más altos que los de conservación de los mismos, ya que para poder reponer otro espécimen igual, han de pasar más de 13 años, y eso sí las condiciones para su arraigo y crecimiento se pueden dar”, señalaron ecologista de Red Manglar Internacional.

El intenso calor que se vive es resultado precisamente de ese descuido de los espacios verdes, de la tala indiscriminada, ahora todo está pavimentado, por lo que los rayos solares se intensifican más al no haber vegetación que los disperse, ese es el resultado de esta falta de cultura que existe para la conservación.

POLÉMICA

En febrero pasado, serraron el palo de tinte en aras de un estacionamiento para una tienda de conveniencia, desató la polémica, hubieron denuncias ciudadanas, la única justificación de la titular de medio ambiente, Yolanda Hurtado Hurtado, fue que el árbol se encontraba muy enfermo.

En junio, con la construcción de la segunda etapa del “Alonso Felipe de Andrade”, se taló el hermoso ejemplar de maculí blanco, provocando que nuevamente los ambientalistas se inconformaran sin que pasara nada. En esa ocasión la excusa fue que las raíces no aguantaron.

Otra corte que causó molestia, ocurrió en julio con la decisión de la Comuna, de de 10 árboles de Plaza Cívica como en el Zaragoza, con la intención de que  la imagen de la Stella Maris se viera desde el Santuario Mariano Diocesano y viceversa.

El personal del Ayuntamiento derribó los que impedían la vista, dejando un corredor libre de desde el parque hasta el malecón de la calle 20.

En septiembre,  autoridades municipales aseguraron que no derribaría ningún otro del Parque Zaragoza, los hechos demostraron otra cosa, se tiraron cinco, la excusa oficial, es que estos son de ficus y que ya se encontraban enfermos o secos.

Noticia anterior

Peligro en sede alterna de Feria de San Román

Siguiente noticia

Servicios públicos serán prioritarios