Inicio»Carmen»Delincuencia se desborda

Delincuencia se desborda

0
Compartidos
Google+

Se desborda la delincuencia en la ciudad; “motorratones” dan la bienvenida al nuevo director de la Policía Municipal, Guillermo Zayas González, al perpetuar tres asaltos a mano armado en horas de la madrugada, uno más al mediodía de ayer.

Para colmo le roban un arma larga de cargo a un agente al interior de la corporación dentro de su patrulla, lo que motivó la detención de cuatro uniformados.

La espiral de violencia alcanzó esta vez a una gasolinería ubicada en la avenida Nardos por Boquerón, en el Fraccionamiento Puente de la Unidad; a la farmacia de la avenida 10 de Julio; a  tienda de conveniencia en la Manigua y la agencia de telefonía celular de la calle 56 por 35-B de la Burócratas.

El botín total es de 270 mil pesos, en los cuatro atracos, en todos los responsables se dieron a la fuga a bordo de una motocicleta, dejando a la Policía Municipal en un palmo de narices.

Mientras acontecían estos hechos, policías enfocaron sus baterías a operativos en centros nocturnos,  bares y cantinas, las acciones del nuevo director. Arrojó la detención de alcoholizados automovilistas y menores infractores, mientras los delincuentes hacían de las suyas.

Los atracos iniciaron durante la madrugada del domingo, cerca de las 02:00 horas, cuando dos sujetos llegaron con un arma de fuego para someter a los empleados despachadores de la estación de servicio.

Tras amenazar con disparar, obligaron a los empleados entregar poco más de 60 mil pesos,  con el dinero en sus manos los ladrones abordaron una motocicleta sin placas,  desaparecieron sobre la misma avenida.

A las 03:00 horas sobre la 10 de Julio por calle 15 en la colonia Puntilla, empleados de la farmacia recibieron la desagradable “visita” de dos hombres quienes llegaron a bordo de una motocicleta y tras sacar de entre sus ropas un arma de fuego, sometieron a una de las empleadas para obligarla a abrir la caja registradora y tomar 10 mil pesos.

Con el mismo “modus operandi”, alrededor de las 4:00 horas, par de sujetos a bordo de una motocicleta arribó a la tienda de conveniencia y tras ingresar amenazaron con una pistola a los empleados y clientes, para quitarles alrededor de 80 mil pesos que resguardaban en la caja general.

 

OTRO MÁS

La sucursal de servicio a clientes de telefonía celular, también dos hombres encapuchados  y armados con pistolas, ingresaron al local para sorprender a dos trabajadores que sometieron y amarraron, luego que se llevaron equipos móviles de comunicación  y 120 mil pesos en efectivo.

Agentes arribaron 30 minutos después del reporte. Estos encontraron 10 equipos celulares sobre la vía pública y obtuvieron la primera descripción fue dos sujetos a bordo de una moto, uno flaco y el otro de complexión robusta.

En el interior de la empresa, dos personas del sexo masculino fueron liberados, se encontraban amarrados de pies y mano en el interior del baño. La policía resguardó la zona en espera de Agentes del Ministerio Público que arribó al sitio hora y media más tarde para iniciar con las indagatorias.

Según los empleados, fueron sometidos a punta de pistola que les colocaron en la frente y los obligaron a abrirlas vitrinas de donde extrajeron los equipos.  A empujones los colocaron en el baño para evitar que avisaran a la policía. Uno de los vecinos se percató de los hechos y los asaltantes al verse descubiertos escaparon a bordo de una motocicleta.

 

EL COLMO

al agente de la Policía Municipal adscrito a la Dirección de Seguridad Pública, José Francisco G.A, le “robaron” el arma de cargo que dejó en el asiento de la camioneta patrulla, estacionada en el interior de la misma corporación.

Un rifle de asalto Bushmaster 22, mismo que “desapareció” sin que nadie pudiera percatarse cómo. El oficial reconoció que bajó de la patrulla e ingresó a rendir su parte.

El artefacto siempre se quedaba en el asiento de la unidad y nunca se dio un caso similar.

Al reportar el incidente a Zayas González, le indicó que estaba dispuesto a presentar formal denuncia ante un agente del Ministerio Público del Fuero Común.

Se ordenó el arresto inmediato del uniformado con sus compañeros, Versaví T.D, Heriberto G.H y Román S., quienes quedaron en calidad de presentados ante un agente del Ministerio Público del Fuero Común, no detenidos.

Pero uno de los agentes afirmó que antes de ingresar a la institución uno de los escoltas del director lo golpeó con el puño cerrado, y otro a su vez acusó que un segundo “guardaespaldas” le apuntó con una escuadra en la cabeza.

Según la declaración de los elementos no saben quién tomó el arma larga, sin embargo, señalaron a los escoltas de Guillermo Zayas, tomaron el fusil, sin embargo, nada podía demostrarlo y el responsable del arma desaparecida junto a los otros tres elementos fueron llevados al Ministerio Público.

Hasta el cierre de esta edición no se informó de los avances para localizar el arma. Zayas González tampoco quiso ahondar en el tema ni de las acciones para garantizar la seguridad de los carmelitas. Sin embargo han emitido boletines para exhibir infractores por delitos menores que alcanzan fianza, pero no informó de sus propuesta para disminuir los saltos a comercio y transeúntes.

Afuera de la Vicefiscalía, familiares de los policías involucrados afirmaron que todo esto sucede cada que gobierna el PAN en Carmen y que traen de otros estados, en este caso del Distrito Federal, a personas a dirigir la corporación, con escoltas o “guardaespaldas”, aunado a que se registra un incremento en los índices delictivos.

Noticia anterior

Dormitaba en su volcho

Siguiente noticia

Niños visitan museos