Inicio»Carmen»Dinero sucio en campaña de Lavalle

Dinero sucio en campaña de Lavalle

0
Compartidos
Google+

El exfuncionario petrolero Mario Alberto Ávila Lizarraga, acusado de corrupción estaría patrocinando dinero mal habido y operando la campaña de Jorge Luis Lavalle Maury para la dirigencia albiazul estatal, porque reapareció en esta ciudad y acompañado por el exalcalde Jorge Rosiñol Abreu.

Manifestó lo anterior el presidente del Consejo Político Municipal (CPM) del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Luis Alfonso Medina Peralta, al asegurar que la cofradía de empresarios panistas quiere renacer con Mario Alberto Ávila Lizarraga.

Recalcó que éste tuvo una reunión privada en la casa de Rosiñol Abreu, ubicada en la calle 35, entre la 50 y la 50-A del barrio de Tila, donde acordaron las estrategias a seguir para coaccionar el voto de los militantes panistas carmelitas a favor de Lavalle Maury y Juan Carlos del Río González con el fin de obtener la dirigencia del partido a nivel estatal.

“Además después de estar oculto durante algunos años, reapareció para apoyar a sus principales cómplices Lavalle Maury, Del Río González y Rosiñol Abreu para ganar la dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN) en el Estado”.

Recordó que ellos con Amado Yáñez Osuna tenían un red de corrupción y tráfico de influencias cuando Ávila Lizarraga fungió como exsubdirector de Mantenimiento y Logística en la Coordinación de Servicios Marinos de Pemex Exploración y Producción (PEP) entre 2010 y 2012.

Asignaba de manera directa contratos de Petróleos Mexicanos (Pemex) a Oceanografía cuando era director Yáñez Osuna, a cambio de recibir millonarias retribuciones por facilitarle los convenciones laborales.

Sin embargo, por dicho delito, el 12 de agosto del 2015, Ávila Lizarraga fue inhabilitado por la Secretaría de Función Pública (SFP) por 10 años según el expediente 0110/2015 de dicha dependencia federal, tras destaparse la cloaca del caso de la naviera.

Incluso en el 2014, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin señaló que Ávila Lizarraga asignó millonarios contratos a la naviera del magnate preso en la Ciudad de México, cuando no estaba facultado para hacerlo y ésta carecía de algunos requisitos para participar en la licitación.

Gracias a estas arbitrariedades éste logró amasar una gran inmensa fortuna ya que también fue acusado de enriquecimiento ilícito, delito que aún es investigado por la Procuraduría General de la Republica (PGR), resaltó.

“Pero ahora seguramente inyectará recursos económicos para lograr comprar los votos de los militantes panistas a favor de Lavalle Maury, de tal forma que pueda tomar de nueva cuenta control de ese partido y hacer su estrategia para el proceso electoral del 2018”.

Noticia anterior

Reencuentro de educadoras

Siguiente noticia

Prevén disminuir cifra de “ninis” en el Estado