Inicio»Carmen»Impunidad y sin obras

Impunidad y sin obras

0
Compartidos
Google+

El primer año del gobierno de Pablo Gutiérrez Lazarus está marcado por la impunidad, los malos manejos de recursos, la opacidad en la rendición de cuentas y la falta de capacidad para gestionar obras a favor del pueblo.

Así lo señaló Alberto Rodríguez Morales, síndico administrativo y coordinador de la bancada priísta en el Cabildo carmelita, y recordó que el alcalde aún no aclara el destino de los tres millones de pesos del préstamo recibido del Banco Interacciones, que fueron desviados al inicio de su administración.

Además, se ha caracterizado por solapar a funcionarios que han cometido ilícitos, vejaciones y acosos. Un ejemplo es su amigo cercano y exdirector policiaco Guillermo Zayas González, quien hoy es prófugo de la justicia y dejó incrustados en la corporación a una camarilla de agentes corruptos y abusivos.

“Producto de esta ‘influencia’ son los comandantes denominados ‘poseidones’, que fueron detenidos por vinculados al robo de autopartes en el Corralón Municipal. Pero Gutiérrez Lazarus les pagó la fianza para que pudieran salir en libertad”.

No corrió con la misma suerte el policía raso Jesús López Martínez, quien enfrenta proceso legal en el Cereso de Carmen, recriminó Rodríguez Morales.

Pero no es todo —continuó—, porque los funcionarios que el munícipe designó en puestos claves han sido denunciados por abuso de autoridad, prepotencia y asedio sexual.

Un ejemplo de lo anterior es el director de Servicios Públicos, Néstor Solana Ramos, quien en su oportunidad fue denunciado por la exadministradora del mercado “Alonso Felipe de Andrade”, Adriana Joselyn Mandujano. Contraloría Municipal, afín al primer edil, “no encontró elementos suficientes para cesarlo”.

El alcalde deberá informar también por qué dejó pasar seis meses sin analizar las cuentas públicas, por qué no hay convocatoria a sesiones ordinarias y por qué ha entregado obras a empresarios panistas sin la licitación que indica la Ley de las obras del Estado asignadas por el Ayuntamiento.

Otro tema que debe abordar este 29 es el relativo a las 20 observaciones que la Auditoría Superior del Estado de Campeche (Asecam) impuso a los primeros tres meses de su gestión. “Es algo insólito, pues es la primera vez que una administración municipal inicia con tantas fallas que generan suspicacias”, remató.

Los regidores priístas asistirán a la Sesión Solemne de Cabildo para recibir el informe, pero no por estar al servicio del munícipe, sino por respeto a los carmelitas, finalizó.

Noticia anterior

Choca y vuelca estaquita

Siguiente noticia

25 años de vocación y servicio