Inicio»Carmen»Protestas si edil quita extras a sindicalizados

Protestas si edil quita extras a sindicalizados

0
Compartidos
Google+

Ciudad del Carmen., El Sindicato Único de Trabajadores de Base del Ayuntamiento, Juntas y Comisarías del Municipio de Carmen (Sutbajc), no aceptará que el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus quite el derecho de horas extras a sus agremiados, y si lo hace habrá protestas.

Al advertir lo anterior, el secretario general de la agrupación, Miguel Ramón Córdova, reviró que primero deben bajar salarios de los funcionarios de primer y segundo niveles, porque hipócritamente y sin merecerlo devengan onerosos emolumentos.

Cada funcionario, algunos bajo el tufo del tráfico de influencias, gana más de 12 mil pesos a la quincena, más horas extras.

Un ejemplo es el “asesor deportivo” Manuel Octavio García Ochoa, de más de 70 años de edad y papá de Gladys del Carmen García Casanova, encargada de despacho en Tesorería, pues se embolsa 30 mil pesos mensuales sin hacer nada.

Además de transparentar el manejo de recursos, el alcalde Gutiérrez Lazarus debe quitar esos privilegios, dejar de regalar el dinero, para no afectar a los trabajadores de base que bachean y pavimentan calles, dan mantenimiento a luminarias y limpian drenajes, entre otras acciones.

Un obrero de base tiene asignado tres mil 800 pesos de salario quincenal, y con horas extras llega a seis mil pesos, con jornada diaria de 8 de la mañana a 6 de la tarde, es decir, más de 10 horas bajo el sol.

En cambio —continuó Ramón Córdova—, los asesores y funcionarios administrativos de primer y segundo niveles ganan hasta 12 mp quincenales instalados en oficinas climatizadas, con todas las comodidades y sin cubrir jornada mínima de ocho horas.

De concretarse el plan de austeridad propuesto por el munícipe y afectar solo a los obreros de Servicios Públicos y Obras Públicas, no se descartan movilizaciones de los mil 80 sindicalizados, pues ningún funcionario se ha sentado a dialogar con representantes del Sutbajc para analizar otras opciones.

Gutiérrez Lazarus tiró un volador para ver quién lo atrapa, pero no vamos a caer en su jugada, ni en la de nadie. El sindicato no permitirá ningún abuso de la autoridad que afecte a los trabajadores, sentenció Miguel Ramón Córdoba.

Se está a tiempo de negociar, pues en este momento es analizado el aumento salarial anual de los obreros municipales. La minuta debe ser aceptada por los funcionarios de Unidad Administrativa, Tesorería Municipal (aún acéfala) y el edil panista.

“Desde este momento nuestra postura es de no aceptar que quiten horas extras, ni despidos, pues primero el alcalde debe cesar a la gente de confianza que ingresó en octubre de 2015 y cobra sin hacer nada, pero falta ver si la Ley del Trabajo se lo permite”.

Noticia anterior

Sistema evitará filas en escuelas

Siguiente noticia

2017, un año difícil