Inicio»Carmen»Quemas sin control

Quemas sin control

0
Compartidos
Google+

Las quemas sin control son la principal causa de los incendios forestales, que generan enorme devastación en la vegetación, por lo que hay una irreparable pérdida de flora, pero también de fauna, y las consecuencias son tan graves que tardan años en recuperarse.

Señaló lo anterior, Lourdes Rodríguez Badillo, presidenta del grupo ambientalista Marea Azul, A.C., al puntualizar que el cambio climático y las quemas en tiempo de sequía agravan el panorama.

Sostuvo que en la Región de los Ríos, que incluye a Candelaria, El  Carmen, Escárcega y Palizada, del 16 de abril al 31 de mayo se llevan a cabo las quemas con fines de preparación de actividades productivas.

Sin embargo, no todos los dueños de parcelas se ajustan a los parámetros dictados por las autoridades.

Destacó que entre marzo, abril, mayo y junio se incrementan considerablemente los incendios forestales, por lo que exhortó a los productores del campo a realizar las quemas controladas y bajo supervisión de las autoridades a fin de evitar los siniestros y en medida de lo posible disminuirlos.

También, llamó a no tirar basura en lotes baldíos ni colillas de cigarros, pues esto eleva el riesgo de que se desate un incendio forestal. Los meses de mayor incidencia corresponden al primer cuatrimestre del año.

De igual manera, Rodríguez Badillo hizo un llamado a los pobladores de las comunidades para evitar las quemas agropecuarias en condiciones de alto riesgo de incendios, tales como baja humedad, alta temperatura, viento intenso y material combustible en los predios.

En caso de que exista la necesidad de quemar para la preparación de tierras, es necesario contar con el apoyo de otros miembros de la comunidad y avisar a la autoridad municipal, para evitar que el fuego se salga de control.

“Es importante valorar la necesidad de las quemas, así como su utilidad, porque cada año es lo mismo, y los centros de Salud están llenos de niños y ancianos con problemas en pulmones y vías respiratorias”.

“No quiero imaginar todas las aves que acaban de nacer y están en sus nidos y muere. La vegetación y toda la vida desaparece, empobrecen la tierra para terminar con unas cuantas vacas flacas”, enfatizó.

La única solución, comentó la ambientalista, es que las autoridades se apliquen en este sentido y que los ciudadanos adopten la cultura del cuidado del medio ambiente.

Si la gente adopta la cultura de cuidar el medio ambiente, el ecocidio podría detenerse, pero hay que trabajar desde el pilar de la sociedad, que es la familia.

 

REFORESTAR

Por otra parte, sostuvo que debido a la gran depredación de mangle que se ha suscitado en la Isla por diversas causas, es necesario implementar un plan de reforestación de dicha especie botánica y tratar de recuperar el ecosistema que existía anteriormente.

La ecologista resaltó que por la ausencia de las autoridades ambientales como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), muchas personas han devastado una gran cantidad de manglar.

Al igual que han matado a diversas especies marinas y terrestres que comúnmente habitan en esas zonas como son los reptiles, insectos, aves y otras especies tanto de flora como de fauna que desaparecieron.

“Según la Conanp, dentro del Área Natural Protegida, Flora y Fauna Laguna de Términos solo quedan cinco mil 600 hectáreas de manglar, de las cuales casi dos mil hectáreas presentan necesidades de conservación y restauración, lo cual representa un 40 por ciento.

Por ello es importante que se inicien o refuercen las acciones de conservación y reforestación de esta especie que es típica de nuestra región, para evitar que se extinga esta especie botánica que es de gran importancia para todo el ecosistema, pero lamentablemente no se le da la importancia necesaria, concluyó la presidenta del grupo ambientalista.

Noticia anterior

Ignorante el edil, manifiesta López

Siguiente noticia

Excomisario niega venta de tierras a Mouriño y Duarte