Inicio»Carmen»Enfrentan vecinos a CFE y antimotines

Enfrentan vecinos a CFE y antimotines

0
Compartidos
Google+

Habitantes de Santa Rita y Bivalvo se enfrentaron a insultos y amenazaron con agredir a trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quienes iniciaron programa de regularización de 168 servicios y llamaron a antimotines de la Policía Estatal Preventiva (PEP) para evitar ser golpeados.

Miriam López Fuentes y Blanca Estela Mirros fueron acusadas por Karina Ruz Hernández, Domingo Lara Espinoza y Micaela Sosa Gallegos, de robarse 344 mil pesos de cuatro meses de pago a la CFE. Un comité ciudadano y la empresa acordaron pagar mensualmente por el suministro eléctrico.

En respuesta, López Fuentes, quien se ostenta como lideresa de Bivalvo, aseguró que no tiene nada que ocultar, y que no hay pruebas en contra, de lo contrario, ya la hubieran demandado.

La CFE —explicó—, regulariza las conexiones que tienen más de 10 años de estar “colgadas” a la red eléctrica, sin pagar un solo peso.

Además, acusó a Adriana Velazco Velázquez, empleada de la Dirección de Desarrollo Económico y Social y lideresa seccional del Partido Acción Nacional (PAN), de encabezar al grupo de Bivalvo que se niega a regularizarse, por lo cual se quedará sin servicio hasta que tramite contrato.

El operativo de regularización en las colonias ubicadas al oriente de la Isla, inició a las 8 de la mañana y terminó hasta la tarde-noche.

Los trabajos para desmantelar los “servicios irregulares” durarán varios días, recalcó personal de la empresa, y precisó que esta es la primera etapa de regularización, y comprendió las calles Fresno, por Paseo del Mar de la colonia Bivalvo, y Constelación Águila por Géminis de Santa Rita. Detectó y cortó al menos 160 líneas.

En un principio los vecinos se opusieron a esta medida, incluso amenazaron con golpear a los trabajadores de la CFE y arrebataron los cables cortados, mismos que entregaron a sus hijos.

Los ánimos se caldearon y algunas personas impidieron que una camioneta de la empresa saliera de la calle Constelación, con la advertencia de que la liberarían hasta que reconectaran el suministro. No faltaron insultos y consignas contra los empleados.

La brigada de trabajadores avisó a la PEP. Llegaron unos 80 antimotines —armados con escudos, cascos y lanzagranadas de gas lacrimógeno—, que se apostaron sobre la Constelación para protegerlos. Las cosas se tranquilizaron.

 

SEGUIRÁ OPERATIVO

De acuerdo a información recabada, el operativo se realizará por lo menos durante los próximos tres meses, lapso en el que los trabajadores de la CFE serán resguardados por un grupo de granaderos de la PEP.

El objetivo es obligar a tramitar contrato a quienes están “colgados” de las líneas de distribución.

Noticia anterior

Alcoholizado resbala y se lesiona el rostro

Siguiente noticia

Firman convenio para prevención