Inicio»Carmen»Salarios de burócratas, ofensa para el pueblo

Salarios de burócratas, ofensa para el pueblo

0
Compartidos
Google+

“En Carmen vivimos con miedo a los hampones que se han adueñado de la ciudad, a los policías y funcionarios municipales que se la pasan recaudando dinero para la fastuosa vida de los altos burócratas y regidores del Ayuntamiento, cuyos salarios son una bofetada para los ciudadanos empobrecidos por la crisis”.

Manifestó lo anterior  la fundadora del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Carmen, María Sierra Damián, luego de criticar al alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, que argumenta la falta de recursos económicos como pretexto para la cada vez más creciente inseguridad en la Isla.

Sostuvo que a la ciudadanía no le importa si hay o no dinero para más elementos policiacos, lo que le importa es poder salir a la calle y que no los asalten.

“Lo importante es no tener que vivir con miedo, porque no son capaces para garantizar la seguridad que el pueblo reclama. Los rateros andan libres y la gente de bien, encerrada bajo rejas en su casa o negocio”, puntualizó.

Recordó que al inicio de la administración panista, “mucho se decía que Pablo Gutiérrez Lazarus, que estaba recién llegado, que no era culpa suya el mal estado de las cosas, y había que dejarlo trabajar”.

“Ya lo dejamos trabajar un año con ocho meses y las cosas en Carmen están peor que nunca. Le queda un año y cuatro meses, ahora sí podemos decir que no ha hecho nada de provecho ni lo va a hacer”, exclamó.

Gutiérrez Lazarus tiene un Gobierno Municipal sin resultados, empleados de confianza del Ayuntamiento con salarios vergonzosos y dolorosos para la golpeada economía de El Carmen.

“Incluso los regidores sentados en su lecho de rosas y como ya se les va a terminar el trienio, algunos ya andan haciendo campañas políticas, lo cual es un delito, debían de renunciar y dejar el salario”, recalcó.

En el caso de la séptima regidora panista, Landy María Velázquez May, quien tiene la Comisión de Bienestar Social en el Cabildo, no ha atendido dicho rubro, mientras que se ha hecho famosa por sus escándalos y tráfico de poder.

Mientras el coordinador de Bienestar Social, Pedro Hernández McDonald, hasta las consultas cobra en los módulos y desde su llegada no proveen de medicamentos a nadie.

Velázquez May tuvo una oportunidad con su comisión para subsanar esas deficiencias, pero no lo hizo, insistió.

“Es lamentable que teniendo un salario superior a 90 mil pesos mensuales, se haya dado el lujo de imponer como asesores a sus hijos, cada uno con un sueldo mayor a 23 mil pesos al mes”, puntualizó.

Noticia anterior

Derriba tráiler poste de telefonía

Siguiente noticia

Camino de luz