Inicio»Carmen»Persiste explotación laboral de infantes

Persiste explotación laboral de infantes

1
Compartidos
Google+

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil es vergonzoso ver que en Ciudad del Carmen se sigue explotando a menores de edad, obligándolos a vender dulces o cigarros, o poniéndolos a bolear zapatos, “para enriquecer a una mafia que genera ingresos para Gobernación Municipal, que es la que se queda con una parte de las utilidades que generan”.

Así lo aseveró el jurista Manuel de Atocha Novelo Chávez, miembro fundador del Colegio de Abogados de Carmen, A.C., quien refirió que el DIF Municipal, a través de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, se hace de la vista gorda ante este flagrante delito, que se comete cotidianamente y a la vista de todos.

“Hablamos de niños de ocho, 10 ó hasta 15 años de edad, que no son nativos de Carmen, sino que son traídos del Estado de Chiapas, para ser explotados laboralmente por personas sin corazón, que les arrebatan el dinero que ganan trabajando de sol a sol”.

“Ellos no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños”, enfatizó Novelo Chávez.

Puntualizó que la Ley Federal del Trabajo establece los 16 años como edad mínima para laborar, pero además la explotación a que son sometidos los niños chiapanecos en Carmen, constituye una grave violación a sus derechos humanos, y atenta contra la Constitución.

“Uno de los deberes del DIF Municipal es velar por la niñez, proteger a los infantes y denunciar cualquier delito que se cometa contra los menores de edad. Aquí hay un delito que se comete a la vista de todos y no vemos que Rosemarie Lazarus de Gutiérrez, haga algo para impedirlo”.

Indicó que es obligación de la Procuraduría del Menor y la Familia poner en resguardo a estos menores, investigar quiénes son sus padres, encontrarlos y hacerlos responsables o retener a esas criaturas y fincar responsabilidad penal a los paterfamilias que han dejado de cumplir su obligación de alimentarlos y educarlos.

Además la situación puede ser peor de lo que parece, porque cabe la posibilidad de que los niños hayan sido secuestrados para traerlos a la Isla y explotaros por parte de sujetos sin escrúpulos.

“Esto es muy grave y la autoridad municipal tiene que tomar cartas en el asunto, no solamente como una bandera política, sino como una bandera humanitaria, una obligación legal. Creo que deja mucho qué desear el trabajo que hace el DIF Municipal”, abundó.

Este DIF tiene un presupuesto superior a 50 millones de pesos al año, del que no rinde cuentas a nadie, pero tampoco hay resultados visibles, “porque el alcalde y su mamá Rosemarie Lazarus de Gutiérrez, nada más tienen al DIF como una caja para sacar dinero sin justificar el destino, sin cumplir verdaderamente su función”.

Finalmente, el jurista Novelo Chávez, señaló al titular de Gobernación Municipal, Billy Serrano Espinosa, como “un recaudador del voraz munícipe panista, que busca desesperado recursos, sin importarle de dónde provengan, en este caso las jugosas cuotas que el funcionario exige a los niños chiapanecos.

Noticia anterior

Instalan filtro por carro con reporte de robo

Siguiente noticia

Naufragan 6; rescatan a 4