Inicio»Carmen»Secuestrados en el barco encallado

Secuestrados en el barco encallado

1
Compartidos
Google+

Los tripulantes del barco “Caballo Azteca” de Oceanografía, encallado frente a Sabancuy, denunciaron estar secuestrados por la empresa, que les ordenó no abandonar por ningún motivo el navío hasta que suban relevos, pese a carecer de agua para tomar, luz y diésel para mover los motores, no cobrar desde hace cuatro meses, y tener poca comida.

Prácticamente la tripulación está a bordo de la embarcación en contra de su voluntad, denunció Rafael Serrano Rivas, enlace de los exobreros con la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados.

Los marineros manifestaron su preocupación por las condiciones infrahumanas en que están, y no quieren seguir abordo de la nave de 162 metros de y más de 10 mil 900 toneladas de peso.

Durante la visita que tuvieron ayer del director general de Oceanografía, Alberto Duarte Martínez; del capitán de Puerto, Ildefonso Carrillo Mora, y del capitán Enrique Castillo Carballo, encargado de las embarcaciones de la empresa, los 12 tripulantes externaron su preocupación y temor por la situación que viven y pone en riesgo de sus vidas.

En la inspección, TRIBUNA se percató de que “Caballo Azteca” carece de cadenas, y aun cuando está encallado en el lecho marino podría decirse que está suelto. Además, su casco presenta marcado deterioro, con una gruesa capa de óxido.

Además, no tiene energía eléctrica, ni agua potable, hay pocos alimentos y no le han suministrado diesel para que funcionen las plantas, pues Enrique Castillo no giró las órdenes pertinentes para abastecer las 10 mil toneladas de combustible marino que requiere como carga mínima para operar.

Carrillo Mora señaló que ya envió a la empresa Oceanografía el exhorto para dotar combustible tanto a “Caballo…” como a todos los navíos que están en la misma situación.

“Es negligente y cuestionable moralmente que mantengan a la tripulación en constante riesgo, ya que un barco de estas dimensiones es voluble a ser afectado durante un temporal si carece del combustible necesario para funcionar”.

La Ley de Navegación y Comercio Marítimo indica que de ninguna manera el navío de 162 metros de largo por 22 de ancho puede quedarse sin personal a bordo, ya sea la actual tripulación o con relevos, pues tanto el capitán como los marineros serán los directamente responsables del barco.

Con las atenuantes, como la inhumana situación que tienen a bordo, la Capitanía de Puerto, aunque no es la instancia correspondiente para investigar y sancionar estas situaciones, sí puede emitir los oficios pertinentes a las dependencias que tienen facultades para que los ayuden, aclaró Carrillo Mora.

Los 12 tripulantes de “Caballo Azteca” aseguran que ya pidieron que Enrique Castillo envíe los relevos, para que bajen a tierra firme y decidan si siguen cubriendo guardias o se mantienen en huelga hasta que les paguen los tres meses de salario que les adeudan.

Sin embargo, ni Duarte Martínez, ni Castillo Carvallo, ni el encargado de Recursos Humanos, Joaquín García Gómez, han enviado tripulación de relevo.

Los inconformes recalcaron que se sienten secuestrados por la compañía petrolera propiedad de Amado Yáñez Osuna, ante lo cual exigen a las autoridades laborales, federales, estatales y marítimas, que tomen cartas en el asunto, pues sus vidas corren peligro a cada minuto.

Noticia anterior

Rescatarían proyecto ecoturístico

Siguiente noticia

Deberá edil aclarar desvíos de recursos