Inicio»Carmen»Frenan terrorismo fiscal con plantón

Frenan terrorismo fiscal con plantón

0
Compartidos
Google+

Al borde del colapso financiero por los excesivos impuestos municipales, que incluyen licencias de funcionamiento y derecho de piso, multas y continuo acoso de inspectores, quienes exigen “mordidas”, decenas  de comerciantes protestaron frente a las oficinas de Gobernación para exigir freno al terrorismo fiscal, y obtuvieron resultados positivos.

Tras dos horas de acalorada discusión, doblegaron a un irritante Billy Serrano Espinosa, titular de la dependencia, quien sin otra salida, prometió cancelar multas y otorgó plazo de 30 días naturales para que regularicen su documentación.

El plantón fue encabezado por Juana Lozada Hernández, presidenta de la Asociación de Comerciantes y Microempresarios “Isla del Carmen”, quien se quejó de que el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus continúa con su campaña de terrorismo fiscal.

“Cobro de impuesto por anuncios, aumento al Predial, cobros excesivos por la licencia de funcionamiento y multas ridículas, son los gravámenes que nos ponen al borde de la quiebra, lo que se agrega a las bajas ventas que registramos por la agobiante crisis económica que resienten los carmelitas”.

“El edil Gutiérrez Lazarus no toma en cuenta, o hace como que no sabe, que la situación económica que permea en la Isla impide a los comerciantes tener ganancias, y nos asfixia”, recriminó.

El número de comercios en el Centro de la ciudad ha disminuido considerablemente debido a la carga fiscal del municipio de Carmen.

De 299 comerciantes afiliados a mediados del 2016 sólo quedan 200, muchos de los cuales analizan la posibilidad de cerrar ante la mala situación económica y acoso fiscal municipal que padecen. “Es tal el hostigamiento que hasta quieren cobrarnos el aire que respiramos”.

A las 9 de la mañana arribaron al edificio de la Comuna para exigir que el coordinador de Gobernación Municipal, Billy Serrano Espinosa, los atendiera.

El funcionario municipal sólo permitió el ingreso de una comitiva de seis representantes para dialogar, pero después no pudo evitar los reclamos del grupo entero que amenazó con permanecer en el lugar hasta que les diera la cara.

Ante el encono de los comerciantes, Serrano Espinosa dio un mes de plazo a quienes carecen de licencia de funcionamiento para tramitarla, y se comprometió a encontrar la manera de bajar su costo.

Sudoroso y con manos temblorosas, también prometió bajar el monto a quienes han sido multados por carecer de dicho documento.

Los inconformes se retiraron cerca de las 11 de la mañana, no sin antes “invitar” al funcionario a no enviarles inspectores, porque no permitirán más extorsiones ni darán “mochadas”.

El Ayuntamiento —expuso Lozada Hernández tras salir de la junta—, implementa leyes que afectan la operatividad de los comercios.

Además, de nada ha servido exponerle al munícipe Gutiérrez Lazarus la difícil situación económica que atravesamos, porque persiste su terrorismo fiscal como método recaudatorio, lo que propicia cierre de empresas, finalizó.

Noticia anterior

Imparable el Palizada, a 34 cms. de nivel crítico

Siguiente noticia

Reclutará SS a médicos especialistas en el 2018