Inicio»Carmen»Podrían clausurar zoológico: Morineau

Podrían clausurar zoológico: Morineau

1
Compartidos
Google+

El fallecimiento de la jirafa Melman es como un síntoma de males mayores que prevalecen en el Parque de Convivencia Familiar y Zoológico de Carmen que podría derivar en la clausura del lugar por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), advirtió Raúl Morineau Canudas, exadministrador de ese centro de esparcimiento.

Apuntó que la falta de recursos que alega el Ayuntamiento no es pretexto para matar de hambre a los animales o para no darles un hábitat adecuado, porque existen programas federales para el rescate de estos lugares.

“Lo que tiene que hacer el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus es gestionarlos y aplicarlos en lo que debe ser, porque es inhumano privilegiar otros gastos sobre la alimentación de las distintas especies que ahí se encuentran en cautiverio”, recalcó.

Recordó que se encontraba como administrador del zoológico durante la administración municipal anterior, cuando fue adquirida la jirafa e incluso se interactuó con la ciudadanía carmelita para buscarle el nombre de Melman y está se había convertido en un ícono del parque.

“Los niños habían pedido una jirafa, por eso fue que la trajimos y era uno de los animales más hermosos que teníamos y lamentablemente falleció de una manera no muy grata”.

“A esto se suma que desde la llegada de Pablo Gutiérrez Lazarus, han muerto dos jaguares, dos avestruces, una serpiente pitón, un cocodrilo, pecaríes, el puerco de monte y cerca de 40 peces koy”, sostuvo.

Indicó que desde octubre recibió comentarios sobre la mala situación de los animales, “me decía la gente que la jirafa se veía muy delgada, enferma, hubo muchos señalamientos, preguntaban qué pasaba con ella, de buena fuente lo sé, les bajaron la dosis de alimento, no llegaba la cantidad que debe ser consumida.

Explicó que la jirafa debía comer tres pacas de alfalfa diariamente, así como hojas de árbol de ramón, que es donde se nutren de agua, además de verduras, siendo su favorita la zanahoria y, desde luego llevar una dieta balanceada, pero le bajaron la dosis a una sola paca.

Ese fardo de alfalfa, debía compartirla con la cebra y unas cabras que se encuentran en la misma área.

Además si el alcalde se acercara a un legislador y le hablara de las necesidades del zoológico, buscando el bienestar de los animales, el diputado se encargaría de buscar qué dependencia federal puede ayudar y bajar los apoyos, que sí existen, afirmó.

Noticia anterior

Aumentan feminicidios

Siguiente noticia

Se deslinda Asecam; que es labor del SAT