Inicio»Carmen»Terrorismo fiscal al extremo: Novelo

Terrorismo fiscal al extremo: Novelo

0
Compartidos
Google+

El alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus está llevando a cabo una campaña de terrorismo fiscal al extremo, al implementar medidas de acoso a los comerciantes locales y foráneos, así como a los propios ciudadanos, para saciar su desmedida ambición de dinero, del que no rinde cuentas a nadie y que constituye un abuso de poder.

Expresó lo anterior Manuel de Atocha Novelo Chávez, miembro fundador del Colegio de Abogados de Carmen, quien definió como  terrorismo a toda aquella acción o serie de acciones que no sólo buscan cobrar a las personas, sino que también establece mecanismos excesivos de vigilancia, comprobación, revisión y cobro en detrimento de particulares.

Una de las estrategias del terrorismo, es clausurar el establecimiento a personas de fama pública, para poner un castigo ejemplar y asustar a la ciudadanía, haciendo que por miedo se sometan a las exigencias del munícipe.

Aseguró que la ciudadanía carmelita es víctima de la voracidad de Gutiérrez Lazarus y su camarilla de ladrones y corruptos funcionarios que no se conforman con vaciar las arcas públicas sin transparentar el destino de los recursos, sino que quieren más y más dinero, sin importarles la crisis que agobia al municipio.

Amenazar a los dueños de changarritos, comercios pequeños y grandes tiendas departamentales, consultorios médicos, lavaderos de autos, tiendas de auto servicio y muchos otros más, es el colmo.

Con esto queda demostrada una vez más, la insensibilidad del alcalde que parece no darse cuenta que los comerciantes ya no dan para más, sus ventas están por los suelos, hace tiempo se descapitalizaron, apenas sacan para ir tirando, lo único que va a obtener es más cierres de negocios, afirmó.

Lo más lamentable de todo esto es que aplican la ley para torcer a los ciudadanos, pero no la aplican para transparentar el destino de los recursos, porque en todo el tiempo que lleva la administración municipal, no han entregado cuentas claras y detalladas a la ciudadanía, a la que ahora persigue y ataca.

Para el jurista, el munícipe no sólo ha estado exprimiendo a los comerciantes, porque la Policía Municipal tiene una cuota de infracciones y detienen a los conductores con cualquier pretexto, interpretando el reglamento a su conveniencia o inventando transgresiones que el automovilista no cometió.

Noticia anterior

Cuatro detenidos por el derrumbe

Siguiente noticia

Recalan más grumos de crudo, ahora en el balneario Bahamita