Inicio»Carmen»Exhumarían restos de la jirafa Melman para otra autopsia

Exhumarían restos de la jirafa Melman para otra autopsia

0
Compartidos
Google+

Los restos de la jirafa Yurima, rebautizada como Melman, que murió el pasado 16 de noviembre y que sepultaron en la parte posterior del zoológico, podrían ser exhumados para realizarle un nuevo estudio, confirmó una fuente al interior del parque familiar.

La razón es que los veterinarios contratados por el Ayuntamiento para la autopsia, no estaban registrados en el padrón de Médicos Veterinarios Responsables Autorizados del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Miguel Ángel Ramírez Thomas, veterinario solo identificado como integrante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue uno de los encargados de realizar la autopsia a la fallecida especie.

Este veterinario de la UNAM, no se sabe si está adscrito a la Unidad de Vinculación y Educación del Sureste (UVES) Maestro Justo Sierra Méndez o al Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, pues no se detalló sus generales.

Fue hasta el 19 de noviembre posterior a la muerte y disección de la jirafa, que el director de Servicios Públicos, Néstor Solana Ramos presentó a Ramírez Thomas como el veterinario técnico responsable, pero para las leyes federales el nombramiento no es retroactivo.

Por lo que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) podría requerir en los próximos días que se exhumen los restos para que se haga una necropsia más detallada, que corroboren los primeros resultados o se encuentren nuevos indicios que arrojen otra causa de la muerte.

De acuerdo con el boletín oficial emitido por la Dirección de Comunicación Social, se informó que las causas de la muerte del animal fueron por “shock hipovulémico, asociado a timpanismo y a la retención de líquidos en terceros espacios, en relación a la incapacidad de incorporarse debido a una lesión en cuello”.

Era un ejemplar macho de cinco años de edad de la especie Giraffa Camelopardalis, con un peso aproximado de 800 kilogramos y cuyo deceso ocurrió el 16 de noviembre de 2017.

Derivado del Programa Nacional de Inspección a Zoológicos 2017, la Profepa manifestó que la instalación carmelita presentó otras irregularidades, pues se encontró falta de trato digno y respetuoso a las especies animales.

Junto con la carencia de planes de manejo y de registro de especies aprobados por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) e informes anuales y de contingencias.

La Profepa emplazó en agosto, cuatro meses antes de la muerte de la jirafa, a procedimiento administrativo al zoológico, por lo que tuvieron tiempo suficiente para evitar la mortandad de especies exóticas con un cambio en la administración de los recursos.

Noticia anterior

Boda de Rodrigo y Nathalie

Siguiente noticia

Doscientos días viviendo en el exilio