Inicio»Carmen»El relleno sanitario es insalubre e inoperante

El relleno sanitario es insalubre e inoperante

0
Compartidos
Google+

“El relleno sanitario es insalubre e inoperante, es un basurero a cielo abierto y las autoridades ambientales deben clausurarlo definitivamente ante el grave problema de salud pública que representa”, exigió Marco Antonio Rodríguez Badillo, presidente de Red Manglar Internacional A.C.

En Carmen —subrayó—, no puede haber relleno, porque la norma exige que tiene que estar a 80 metros de altura del manto freático, “pero aquí no está ni a 80 centímetros”.

“El acuerdo con Jorge Rosiñol Abreu fue hacer un relleno real, no un basurero a cielo abierto, construir dársenas y usar membranas para confinar los jugos de esas 200 toneladas diarias de basura a una pileta de tratamiento, ya que por ser tóxicos no deben arrojarlos a la Laguna de Términos. PASA se comprometió, pero no cumplió”.

“No funcionó la primera membrana, que se descompuso con un pequeño incendio y se hicieron de la vista gorda. Nadie recordó el compromiso”.

“Además, el exudado era deficiente y contaminaba el mar. Desde entonces no han hecho nada, están sin dársenas, sin membranas y los líquidos que suelta la basura van directamente al manto freático”, criticó el activista.

En mayo de 2016 —recordó Rodríguez Badillo—, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) sancionó a PASA por efectuar obras y actividades que impactan el Área Natural Protegida, Flora y Fauna de la Laguna de Términos, y le impuso dos multas por monto total de dos millones 848 mil 560, “por labores que impactan más de 25 hectáreas, sin contar con la autorización”.

Pero esta acción no tuvo repercusiones, porque PASA se escudó en la suspensión del servicio, lo que afectó y enojó a la ciudadanía, que protestó por la acumulación de desechos en las calles, y las autoridades ambientales le permitieron a la empresa seguir trabajando.

De esta manera, los castigos se convierten en simples paliativos, en acciones temporales que no resuelven de fondo el problema, lamentó.

“Hay que atacar ya este asunto, y de fondo, porque de nada sirve obligar a PASA a comprar camiones nuevos o reparar la membrana, si no hay manejo correcto de residuos líquidos ni adecuado tratamiento de la basura, y ni permite a los pepenadores recolectar lo reciclable”.

La exigencia desde hace dos décadas de los grupos ambientalistas es reciclar lo susceptible a este proceso, pues así se reducirá la cantidad de desechos, y llevar lo demás a confinamiento final.

De esta manera —precisó—, la cantidad de desperdicios se reduciría de 200 a menos de 70 toneladas diarias que deberían tener como destino un relleno ubicado por el área de Chicbul, donde hay áreas que cumplen la ley relativa a la altura.

Mientras tanto, la contaminación causó en diciembre de 2017 la muerte de 85 mil pejelagartos en la reserva ecológica El Fénix.

Que no se nos olvide que en el 40 por ciento de nuestras comunidades se consume agua de pozo, que depende del manto freático, y si no lo limpiamos la gente tomará agua con desechos fecales y residuos tóxicos, lo que generará una epidemia. El basurero de PASA es una amenaza latente, concluyó.

Noticia anterior

Si no hay acuerdo se expropiará el predio

Siguiente noticia

Nordhausen, precandidato a la alcaldía