Inicio»Carmen»Kidnie de la Cruz, terrorista laboral

Kidnie de la Cruz, terrorista laboral

4
Compartidos
Google+

Los trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) son víctimas del implacable terrorismo laboral ejercido por el dirigente de la Sección 47 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Víctor Manuel Kidnie de la Cruz.

Así lo aseguró Luis Ramón Peralta May, diputado local del XI Distrito, quien precisó que todos saben de los “moches” que exige el líder sindical para que los obreros suban a las plataformas marítimas ubicadas en la Sonda de Campeche.

“El petrolero tiene que pagar para trabajar”, aseguró, lo que demuestra que a Kidnie de la Cruz y los otros dirigentes sindicales no les importó que la industria petrolera pasara por una crisis económica grave y que esto significara el despido de miles de trabajadores, pues a los pocos que quedaron los sangran aún más.

Peralta May invitó a Kidnie de la Cruz a que siga el ejemplo de los sindicatos afiliados a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), donde se valora a la gente que está sin empleo y se deja de cobrarle cuotas de afiliación.

“Desde que asumí la Federación de Trabajadores Local, dejé en claro que los desempleados no deben pagar cuotas a sus líderes sindicales, exentándolos de esa obligación hasta que la economía mejore”, dijo Peralta May, mientras que en el gremio petrolero, les cobran cuotas, derecho de subir a plataformas y aparte “mochadas” en vales de despensa.

“Los sindicatos no se crearon para extorsionar a los agremiados. Su finalidad es proteger a los obreros de las violaciones a sus derechos por la parte patronal, y no se debe usar la dirigencia de las agrupaciones para enriquecerse a costa del sufrimiento de la clase trabajadora”, apuntó.

“Mucho menos se les debe cobrar por algo que es obligación de los secretarios generales y toda su comitiva, es decir buscarles a como dé lugar puestos de trabajo bien remunerado, con todas las prestaciones y un trato digno”.

Pero en la Sección 47 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana es todo lo contrario, pues perdieron el camino del verdadero sindicalismo, aseguró Peralta y recordó que llegará el tiempo en que los obreros abran los ojos y no se dejen explotar más.

Reconoció que son constantes las denuncias de los inclementes abusos y robos en la Sección 47 del STPRM, perpetrado por su secretario general Kidnie de la Cruz, quien se dedica a la venta de plazas, renta de equipo y extorsión a sus agremiados.

Kidnie de la Cruz no tiene el compromiso de velar por los intereses y beneficios de sus agremiados. “Es tiempo de que cambie su actitud y mire para abajo, los trabajadores son los que lo sostienen en el puesto, pero un día se van a cansar y lo van echar a la calle”, concluyó.

Noticia anterior

Vándalos lesionaron a elemento policiaco

Siguiente noticia

Hartos de los robos