Inicio»Carmen»A aplicar ley a Kidnie y sanear Sección 47

A aplicar ley a Kidnie y sanear Sección 47

2
Compartidos
Google+

Que caiga todo el peso de la ley contra Víctor Manuel Kidnie de la Cruz y sus operadores dentro de la Sección 47 del Sindicato de Trabajadores de la República Mexicana (STPRM), porque durante los últimos años han vendido cientos de fichas laborales a precios que superan los 150 mil pesos cada una, y no las entregan.

Al exigir lo anterior, Heberto Barrios Castillo, coordinador de Jubilados de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTyPP), conminó a los afectados a proceder legalmente para que esos mafiosos sean llamados a comparecer.

Urge acabar con este sindicato petrolero, que sólo es negocio privado de Kidnie de la Cruz y mafia que lo rodea, quienes seguramente tienen la protección de Carlos Romero Deschamps, y sanear la Sección 47.

Mientras tanto, de manera ilegal, el líder charro de la Sección 47 ha puesto en manos de su gente de confianza paquetes de plazas laborales, para hacer negocio.

Por plaza piden mínimo 150 mil pesos, y la venden varias veces antes de asignarla, por lo cual hay varios defraudados que, por la impunidad de la que goza la cúpula sindical, no pueden recuperar su dinero. Hasta hace 3 años sólo entregaban una de cada 10 fichas.

El sindicato —prosiguió Barrios Castillo—, ni siquiera está facultado para asignar plazas, porque el artículo 25 de los estatutos del STPRM puntualiza que “para ingresar al sindicato, es necesario ser trabajador de planta en la industria petrolera en puestos de control sindical. Para este efecto, el interesado deberá anexar copia de su contrato o nómina definitiva”.

Está claro que Kidnie de la Cruz se pasa los estatutos por debajo del sombrero, porque primero los trabajadores deben ser contratados por Pemex y luego ingresar al sindicato.

Sin embargo, conforme a las condiciones que el corrupto líder ha impuesto en la Sección 47, si alguien quiere laborar tiene que pagar primero ficha sindical, lo que no garantiza la contratación.

Es lamentable que este fraude afecte ahora a incontables obreros, que buscan desesperados una fuente de ingresos para mantener a sus familias, ante el desempleo en el sector petrolero.

Son personas sin trabajo desde hace varios meses, por lo cual sus familias pasan hambre, y los “coyotes” de la Sección 47 siempre están al acecho en los alrededores de las compañías para ofrecerles fichas.

Sin otra alternativa y creyendo que podrán trabajar en Pemex, los desempleados empeñan o venden pertenencias para reunir la suma solicitada, pero luego se percatan del engaño y no pueden recuperar el dinero.

Los “coyotes” tienen credencial de la Sección 47, incluso citan a los incautos en propio sindicato, para brindarles confianza, aunque la entrega del dinero es en alguna plaza comercial.

Noticia anterior

Insultante riqueza de Mayela Martínez

Siguiente noticia

Protestan obreros; son marginados