Inicio»Carmen»Turbio pasado rodea a tesorero

Turbio pasado rodea a tesorero

0
Compartidos
Google+

Al ratificado tesorero municipal del Ayuntamiento, Israel Medina Posadas, lo persigue su obscuro pasado al servicio del panista Mario Alberto Ávila Lizarraga, en una de las empresas que el exfuncionario de Petróleos Mexicanos (Pemex) usaba para lograr contratos millonarios a través de prestanombres.

Manifestó lo anterior Gustavo Novelo Torres, presidente de Contraloría Ciudadana A.C., al indicar que los cabildantes no se tomaron la molestia de investigarlo, antes de aprobar a ciegas su nombramiento y poner el manejo de los recursos públicos en manos de una persona de dudosa reputación, éstos cumplieron sin chistar y a carta cabal la imposición del alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus.

Reprobó el servilismo de los cabildantes, incluyendo a los del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que representan la oposición en el Cabildo y quienes de manera unánime confirmaron en el cargo al funcionario público, pese a sus no muy buenos antecedentes.

Destacó que Medina Posadas se desempeñó como analista especialista a partir de 2009 en la empresa Grupo de Empresarios del Sureste S.A. de C.V., que es investigada por la Procuraduría General de la República (PGR) por tráfico de influencias, luego de que Ávila Lizarraga, exgerente de Mantenimiento y Logística le adjudicó el contrato 428222880 por 422 millones 479 mil pesos en julio de 2012, en virtud de que la representante legal de dicha compañía era María Gutiérrez Rullán, esposa del panista.

Incluso Tecnogolfo, empresa de la diputada federal Rocío Matesanz Santamaría y su esposo José Farrera, aparece como una de estas compañías petroleras beneficiadas con la corrupción de Ávila Lizarraga.

Específicamente, la indagatoria precisa que la aspirante panista a la alcaldía carmelita realizó un pago electrónico SPEI por 43 millones 901 mil 100 pesos a una de las cuentas de Gutiérrez Rullán.

“Entonces, si el Grupo de Empresarios del Sureste S.A. de C.V. era propiedad de Mario Ávila Lizarraga, usando a su esposa como prestanombres, los síndicos y regidores debieron investigar cuales eran las funciones del hoy tesorero durante los años en que trabajó ahí, porque es muy sospechoso que un contador vinculado con empresas sucias y a su vez con prominentes panistas, sea colocado en un puesto tan importante”, puntualizó.

Además Medina Posadas manejó la Tesorería bajo la figura de “encargado de oficina” desde el 15 de enero, que renunció Ligia Patricia Castillo Góngora, por lo que hubo ya un periodo de dos meses que debieron servir a los miembros del Cabildo para darse cuenta de su manera de trabajar.

Noticia anterior

Auto de formal prisión a tres exdirectivos gerenciales

Siguiente noticia

Piden cese de agresiones contra Sandra Peniche