Inicio»Carmen»Debe Oceanografía devolver otro barco

Debe Oceanografía devolver otro barco

3
Compartidos
Google+

CIUDAD DE MÉXICO.— Un juez federal ordenó devolver a sus legítimos dueños el buque de servicios petroleros Caballo Marango, valuado en más de 100 millones de dólares, que durante cuatro años quedó en el limbo del concurso mercantil de la naviera Oceanografía.

El Diario de Juárez publicó ayer además que el juez Felipe Consuelo Soto ordenó el 5 de abril devolver el buque, actualmente anclado en el puerto de Ciudad del Carmen, a la empresa panameña Shanara Maritime, a la que reconoció como dueña desde 2016.

Marfield LTD, otra empresa panameña, recuperó en abril de 2017 el buque Caballo Maya, “gemelo” de Caballo Marango, y junto con OSA Goliath, los tres barcos más importantes que llegó a tener Oceanografía antes de ser intervenida por el Gobierno en 2014.

“En caso que (Oceanografía) no dé cumplimiento a lo ordenado por este juzgador, esto es, que no realice el desembarque de su tribulación o se oponga a la entrega del barco, o realice cualquier acto que implique oposición, se realizará la diligencia en su rebeldía y se procederá a la ejecución forzosa, es decir, se hará el desembarque con auxilio de la fuerza pública competente”, advirtió el juez.

Aunque ordenó entregar el buque a Shanara, Consuelo aclaró que no está dando permiso para llevárselo del país.

“Única y exclusivamente se ordena la entrega material del barco, sin que esto implique moverlo del lugar donde se encuentra anclado”, aclaró el juez el 6 de abril, ante un reclamo de Corporativo Grupo R, empresa mexicana que había obtenido recientemente un embargo sobre Caballo Marango.

El juez estaría buscando evitar que se repita la historia del Caballo Maya, que fue recuperado por Marfield hace un año, y un mes después zarpó del puerto de Veracruz, donde llevaba dos años anclado, aunque no había autorización judicial expresa para moverlo.

 

Entrega navío o habrá orden de desembarco

De acuerdo a la resolución emitida por el juez tercero en Materia Civil, Felipe Consuelo Soto, un juez de Distrito en el Estado de Campeche podría formular la orden de desembarco de la tripulación del Caballo Marango, en poder de Oceanografía, para devolverla a su legítimo propietario: Shanara Maritime Internacional, incluso mediante el uso de la fuerza pública.

Lo anterior —reveló un trabajador activo que sólo se identificó como Joel—, debido a que el empresario naviero Amado Yáñez Osuna se niega a entregar el navío, con número de identificación marítima 9526382 y anclado en la zona de fondeadero, a dos millas náuticas de Ciudad del Carmen.

El empleado aseguró que Oceanografía no acatará la orden, por lo cual será necesario el uso de la fuerza pública para ejecutar la sentencia emitida por el juez Tercero en Materia Civil, Felipe Consuelo Soto, por lo cual la nave sería abordada para obligar al personal a desembarcar.

En diciembre pasado —recordó—, los tripulantes de Caballo Marango, a cargo del capitán José Luis Bravo Merino, impidieron que personal de la Capitanía de Puerto de Ciudad del Carmen abordara la embarcación, para verificar las condiciones de seguridad.

Bravo Marino aclaró a los oficiales navales que sus tripulantes y él sólo obedecían instrucciones del entonces gerente de Oceanografía, Enrique Castillo Carvallo, por lo que nadie podía subir sin su permiso, incluyendo a las autoridades mexicanas.

Ante esta situación y el reclamo de la empresa propietaria de Caballo Marango, un juez de Distrito en el Estado de Campeche iniciará diligencias que permitan, con auxilio de la fuerza pública competente, el desembarque de la tripulación empleada por Amado Yáñez Osuna, para ejecutar la sentencia de su homónimo federal.

Además, al síndico sustituto Sergio Francisco Hermida Guerrero se le aplicaría multa de 350 días de salario mínimo general vigente en la Ciudad México —unos 30 mil 926 pesos—, pues está obligado a realizar dicha entrega.

Esta diligencia sólo es para cambiar la tripulación contratada por Amado Yáñez Osuna por personal de Shanara Maritime International, y tomar posesión de las instalaciones flotantes.

Cabe aclarar que la embarcación, de 141.7 metros de largo por 28 metros de ancho y valor superior a los 176 millones de dólares, no podrá ser sacada de la Sonda de Campeche, mucho menos de aguas nacionales, debido al embargo promovido por Corporativo Grupo R., a causa de un adeudo que reclama.

Sólo si Shanara Maritime International paga el monto que avala el embargo, el buque podría dejar el fondeadero, de lo contrario, debe permanecer en ese lugar que ocupa desde hace cuatro años.

 

Exigen exempleados 2 mmdp de finiquito

Extrabajadores de Oceanografía, propiedad de Amado Yáñez, exigen el pago de dos mil millones de pesos como liquidaciones, tras obtener laudos de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje por despido injustificado, cuando estaba a cargo el Servicio de Administración de Bienes del Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Encabezados por Rafael Serrano Frías, denunciaron que a cuatro años de que el SAT aseguró la empresa, luego de la detención y encarcelamiento del propietario, en 2015, 2016 y 2017 fueron detectados desvíos por cinco mil millones de pesos que pagó Petróleos Mexicanos (Pemex), con lo cual hay daño al patrimonio nacional que no ha podido ser comprobado. Estos recursos son suficientes para mantener en operación a la naviera.

Sin embargo, en el plan del Gobierno Federal, como hizo con otras empresas grandes como Ferrocarriles Nacionales de México (FNM) y Compañía de Luz y Fuerza del Centro, es desaparecerla.

Por eso, 11 mil trabajadores fueron echados a la calle de manera injustificada, y mientras a siete mil el SAT les pagó una miseria, con lo cual violó la ley laboral, los demás interpusieron demandas, y algunos fueron engañados por representantes sindicales para firmar sus renuncias a cambio de un porcentaje.

De acuerdo a la Junta Local Especial del Trabajo número 1 en Ciudad del Carmen, han sido emitidos varios laudos a favor de los exempleados, que en promedio deben recibir entre tres y cuatro millones de pesos. Se estiman dos mil millones de pesos en total.

La empresa ya no está en quiebra, incluso, Amado Yañez ya fue liberado y el SAT le devolvió la empresa, aunque no da la cara para responder por nuestras liquidaciones, recriminaron los inconformes.

Noticia anterior

Apoyará Chanona los logros sociales de los ciudadanos

Siguiente noticia

Sujeto agrede e intenta quitarle arma a policía