Inicio»Carmen»Más trabajo en juzgados civiles

Más trabajo en juzgados civiles

0
Compartidos
Google+

La actividad de los juzgados civiles se ha elevado exponencialmente, a raíz de la crisis petrolera, sobre todo en los mercantiles por las demandas a empresas que no pagan a sus proveedores, y en los familiares por divorcios y demandas por pensión alimenticia.

Así lo expuso Manuel Delgado Berman, miembro del Colegio de Abogados de Ciudad del Carmen A.C., y destacó que el repentino desmantelamiento de Pemex sin prevención alguna generó una catástrofe que impactó toda la cuenca del Golfo, especialmente para esta plaza, que es donde se asentaba el grueso de las actividades petroleras y este golpe ha repercutido en todos los ámbitos, incluyendo el sistema de justicia.

“Hemos visto que las quejas por falta de pago de las empresas hacia sus proveedores se han disparado a niveles insólitos para el tamaño de la Isla”, dijo contundente.

Subrayó que no se puede señalar falta de eficiencia en los juzgados, pues asegura que han sacado el trabajo aún con las limitaciones presupuestales y materiales que padecen, de una manera muy responsable, en tiempo y forma.

 

CONTRATOS

La cancelación de contratos por parte de Pemex, así como la falta oportuna de pago, ha originado que las compañías se vean sin liquidez de la noche a la mañana, por lo que en muchos casos se declaran en quiebra o se van a concurso de acreedores.

Por lo tanto tardan una eternidad en pagar a los proveedores, que a su vez tienen compromisos con sus trabajadores y sus respectivos consignatarios y esto se vuelve una espiral descendente, en la cual el dinero no fluye para ningún lado, mientras que los pleitos se estancan durante varios años, sostuvo.

Indicó que las empresas demandadas recurren a sus abogados y ellos les aconsejan que interpongan los recursos que la ley establece; si una sentencia les sale desfavorable recurren a la apelación y el amparo, en muchos casos como una estrategia para retrasar el asunto, porque saben que lo tienen perdido y se les va a condenar a pagar, pero buscan ganar tiempo, esperando algún milagro o de plano desaparecer la empresa.

Esto es una estocada mortal a la economía de El Carmen, porque ese dinero que se quedaba aquí, por los servicios prestados por muchos contratistas y compañías locales que se encontraban asentadas en la Isla, no aterriza, se queda en el plano virtual, recalcó.

Obviamente, no van a poder cumplir sus obligaciones con sus trabajadores y ellos a su vez tampoco van a poder hacer frente a los compromisos que tienen, tanto a nivel familiar como personal, detalló.

Recalcó que si a un trabajador no le paga la empresa para la que laboraba, eso se ve reflejado en sus compromisos familiares, llegando a provocar divorcios y demandas por pensión alimenticia.

La consecuencia es brutal, porque si a un trabajador no le pagan su salario, deja sin comer a su familia, pero además deja de pagar sus deudas con almacenes y financieras.

Aquellos que tienen a sus hijos en colegios particulares, los dan de baja para mandarlos a escuelas públicas, si es que pueden hacerlo, entonces el golpe también afecta a los colegios y así por consiguiente, es una escalada de calamidades.

“La ley ha estado haciendo su trabajo, pero hay un dicho jurídico que dice que nadie está obligado a lo imposible y si una empresa no tiene dinero, no hay manera de hacerle pagar sus obligaciones”, subrayó.

Afirmó que la situación en general es ocasionada por el desmantelamiento de Pemex, que les levantó la canasta a sus proveedores, sin prevenirles lo que iba a ocurrir.

Noticia anterior

Encierran a presunto violador en una jaula con cocodrilos

Siguiente noticia

Mantendrá el Freciez su protesta indefinida