Inicio»Carmen»Impera corrupción en Junta Federal de Conciliación y Arbitraje 52, afirma Cicler

Impera corrupción en Junta Federal de Conciliación y Arbitraje 52, afirma Cicler

0
Compartidos
Google+

Gritos, insultos y hasta la demora de los expedientes por meses o años, es lo que tienen que soportar los trabajadores afectados y abogados que acuden a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) 52, con residencia en Carmen. La corrupción que impera es desesperante.

Afirmó lo anterior Miguel Cicler Pérez, cofundador del Colegio de Abogados de Ciudad del Carmen A.C., quien sostuvo que la grave crisis económica que azota a las petroempresas actualmente, ha derivado en un alud de demandas por parte de los trabajadores que han sido despedidos injustificadamente.

“Se busca justicia, por la corrupción que existe entre el personal de esa Junta Federal es patente, ya que el personal que en ella se encuentra, agiliza su trabajo a cambio de una ‘mochada’ y eso es agobiante”.

“Esto se traduce en una enorme carga de trabajo para la Junta y favorece la corrupción por parte del personal, aunque desde el boom petrolero se empezó a dar el tráfico de influencias por parte de despachos con ciertos beneficios y privilegios, la situación ha empeorado, porque los expedientes se rezagan cada vez más”, puntualizó.

Indicó que la única manera de recibir la atención debida por parte del personal de dicha instancia, es a través de dádivas económicas, lo que se ha ido haciendo costumbre a tal grado que algunos servidores públicos ya manejan esta situación como un recurso obligatorio para que notifiquen los expedientes, para que los escritos sean acordados o los laudos sean emitidos.

“Hay personal que no cumple con el trabajo que le encomiendan, muy apáticos, en muchas ocasiones no respetan ni el propio tribunal laboral, gritan, insultan, como si estuvieran en una cantina, porque se sienten con más poder que el mismo presidente de la Junta”, detalló.

Esta situación que permea favorece que algunos abogados tengan ya contratos de “iguala”, a través de sumas mensuales entregadas a los desleales trabajadores de la Junta Federal, lo que los lleva a gozar de privilegios, sostuvo.

Dijo que sus expedientes se mueven mucho más rápido o se acuerdan con mayor agilidad, las diligencias de embargo son mucho más prontas y eficientes, los laudos son activados, así como el aseguramiento de contratos con Pemex.

Noticia anterior

Presentan “69 Opichén Radio”

Siguiente noticia

Cemca, ‘elefante blanco’