Inicio»Carmen»Múltiples problemas en la colonia Fátima

Múltiples problemas en la colonia Fátima

0
Compartidos
Google+

Además de las malas condiciones de su arteria, habitantes de la calle 60, entre 35 y 37 de la colonia Fátima padecen escasez de agua potable, deficiente alumbrado público e inseguridad por la falta de vigilancia de la Policía Municipal.

Sergio Alfonso Pech Jiménez, Manuel Delgado Berman, Hilda Santisbón Uc, Salomé Vargas Canepa y Mariela Ortiz Pérez, entre otros vecinos, externaron que hasta antes del inicio de la administración del alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, nunca habían vivido esta situación de abandono.

“Nuestra zona es una muestra más de la negligencia y abandono que han privado durante el trienio del edil panista, hoy convertido en candidato por la reelección para seguir esquilmando al pueblo carmelita”.

Desde los primeros días de su gobierno empezamos a padecer falta de agua. Al principio se decía que le diéramos oportunidad de ponerse a trabajar, pero transcurrieron meses y años y no sólo seguimos sin agua, sino han florecido baches y lámparas fundidas, y no hay solución a los problemas, lamentó Pech Jiménez.

Al igual que en la mayoría de las vialidades de la Isla, el deterioro de la 60 es evidente, pero ni así el Ayuntamiento interviene para repararla.

“Sabemos que el Gutiérrez Lazarus siempre argumenta que no hay recursos para obras públicas, sin embargo, en el presupuesto 2018 hay 151 millones de pesos federales para ese fin”.

Lo invito a recorrer la ciudad de cabo a rabo, a ver si es capaz de demostrar dónde ha invertido ese dinero, ya que una característica de su administración son las calles destrozadas, apuntó.

Además —intervino Santisbón Uc—, son cada vez más constantes los robos en domicilios y automóviles, pues en vez de vigilar por la colonia los policías municipales andan muy ocupados levantando “mordidas” en Playa Norte.

“Tenemos cada vez más calles sin alumbrado público y más delincuentes decididos y confiados para actuar ante la falta de acciones para vigilar y poner orden”.

A unos meses de llegar a la alcaldía, Gutiérrez Lazarus ordenó levantar —pese a que estaba en buenas condiciones— el pavimento de la calle 56 y repavimentar, pues quería presumir al tratarse de una zona transitada, pero al no terminar la tarea, como en infinidad de arterias, sólo ha dejado muestras de ser mal gobernante, puntualizó.

El deterioro en la colonia Fátima es notable, lamentable y reprobable, y quienes al parecer no se dan cuenta son los funcionarios del Ayuntamiento, pues algunos pasan por aquí a bordo de lujosas camionetas, coincidieron Vargas Canepa y Ortiz Pérez.

Noticia anterior

De un delito, una reacción y un anuncio

Siguiente noticia

Garantizar seguridad en elecciones, pide CCEC