Inicio»Carmen»Año negro para los pequeños hoteleros

Año negro para los pequeños hoteleros

0
Compartidos
Google+

La situación de los hoteleros carmelitas es preocupante, más de lo que se pueda imaginar: oscura y deplorable, lo que ha propiciado este año el cierre de cuando menos 20 hostales y provocado una carnicería entre las principales cadenas nacionales, con lo cual bajaron precios de una manera exorbitante.

Lamentó lo anterior Victoria Álvarez Casanova, presidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles de Ciudad del Carmen, al destacar que no hay trabajo.

“No nos venimos lentamente en picada, nuestro desplome fue de un día para otro. Llevamos tres años trabajando sin percibir ingresos y con gastos de operación”.

“En cuanto a hoteles pequeños, llevamos cerrados como 20 en este año, y hay muchos que están trabajando parcialmente quebrados”, agregó.

Entre los que han cerrado están Alex, San Carlos, Fátima, Corintios, Lossandes —este está parcialmente cerrado, pues opera con sólo cinco cuartos y ya cerró el restaurante—, el Eurohotel está en venta y el Hacienda Real también lo estaba pero se unió a la cadena Best-Western.

A lo anterior —prosiguió Álvarez Casanova—, se suma que los hoteles de cadenas internacionales ofrecen a precios bajísimos hospedaje a trabajadores de compañías, incluso han llegado a pedir por habitación 400 pesos con desayuno incluido, lo que deja fuera de competencia a los hospedajes populares de la ciudad.

Esta situación sólo ha favorecido a las compañías, que chantajean a los hoteleros locales exigiendo precios más bajos, al grado de pretender pagar 100 pesos por habitación.

“Obviamente no aceptamos. Pese a la falta de trabajo no regalaremos nuestras instalaciones, pues con lo que nos quieren pagar ni siquiera podríamos cubrir los recibos de luz y agua, mucho menos pagar a nuestros trabajadores”.

Los hoteles independientes estamos en situación deplorable, y no creo que los hoteles de cadena funcionen con lo que cobran, aunque tienen el capital para soportar y subsidiar las pérdidas, afirmó.

Con la llegada del “boom” petrolero mucha gente invirtió en hoteles, literas y cuarterías, porque lo requerían los trabajadores y las compañías. Era el momento, pero nunca imaginaron que la reforma energética iba a hacer este cambio tan brusco y abrupto, y que de la noche a la mañana se quedarían sin huéspedes.

El turismo en Carmen es puramente laboral y ejecutivo, porque a ningún gobierno se le ha ocurrido que la Isla merece infraestructura, y al cerrar la llave no queda nada.

Tenemos periodos de abundancia: cuando éramos pescadores había muchas lanchas y muchos barcos, como hoy hay muchos hoteles, pero falta turismo, sobre todo infraestructura, y en estos tres años nadie se ha hecho absolutamente nada para que tenga algo que ofrecer a los visitantes.

Álvarez Casanova lamentó que nadie invierta pese a que la Isla tiene muchas bellezas, mientras los hoteleros están descapitalizados por los tres años que llevan sin ingresos. “No hay dinero para darle un giro a estos negocios”, aseveró.

“Todo indica que seguiremos cerrando hasta que queden los hoteles de cadena, que son los que pueden sobrevivir. Los hoteleros locales vamos a tener que vender panuchos o emigrar”.

Noticia anterior

Buscan a jovencita

Siguiente noticia

Detienen a par de sujetos por escandalosos