Inicio»Carmen»Figueroa Rueda no da la cara

Figueroa Rueda no da la cara

0
Compartidos
Google+

Silencio guarda el director del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Carmen (Smapac), Roberto Figueroa Rueda, luego del corte de energía eléctrica ejecutado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en los cárcamos de rebombeo de aguas negras, por un adeudo superior a 450 mil pesos, acumulado durante un año.

El funcionario que durante tres semanas culpó a la CFE por la carencia de agua potable que impera en la Isla, se niega a contestar el teléfono celular, luego de que fue dada a conocer la noticia sobre el corte de electricidad en los cárcamos.

Esta medida en contra del Ayuntamiento ha generado molestias a miles de ciudadanos, que se verán afectados por los estancamientos de aguas pestilentes, que en algunos casos inundan los hogares, como sucede en los fraccionamientos Villas de San José y Villas de Santa Ana.

Además, el corte eléctrico se llevó a cabo desde los postes y con el desmantelamiento de las líneas de distribución para evitar que Smapac se reconecte de nuevo de manera ilegal, en virtud de que la Comuna no pagó el consumo eléctrico por espacio de 12 meses.

Al tratar de obtener la versión oficial de la dependencia descentralizada del Gobierno Municipal, Figueroa Rueda no contestó a ninguna de las llamadas que se le hicieron al número de teléfono que le paga la Comuna.

Lo cierto es que son cuatro los cárcamos de rebombeo de aguas negras que se quedaron sin energía eléctrica, la de Constelación Pléyades, Pedro Sáenz de Baranda, Isla de Tris por Ampliación San Nicolás y Fraccionamiento Maderas.

Habitantes que viven en las inmediaciones de estos sistemas de tratamiento de aguas residuales afirmaron que ya comienza a percibir olores fétidos que se desprenden de las instalaciones donde les cortaron la luz por falta de pago, lo que además de representar una molestia, podría convertirse en un problema de salud pública.

Noticia anterior

Sean valientes y confíen en Jehová

Siguiente noticia

Diputados apoyan reducirse el salario