Inicio»Carmen»Tierra y Libertad, 20 años en el olvido

Tierra y Libertad, 20 años en el olvido

0
Compartidos
Google+

Creada desde hace más de 20 años, la colonia Tierra y Libertad alberga a unas 200 familias que hoy carecen de servicios  básicos y viven en medio de una creciente inseguridad pública y olvidadas por el Ayuntamiento.

Denunciaron lo anterior vecinos encabezados por Luz Lizbeth Cruz Mendoza, Santiago Metelín Díaz, Gonzalo Hernández Peralta, Carlos Valdemar López Sánchez y Rubén Domínguez Gamero, y expusieron que la actual administración panista sólo pavimentó el 20% de calles.

“La falta alumbrado público es evidente, de la inseguridad mejor ni hablar, la limpieza del arroyo La Caleta quedó en veremos, y pese a la cercanía de la zona costera o del incipiente canal natural, no hay drenaje para evitar las inundaciones en época de lluvias”.

En recorrido por la zona se observa a perros callejeros enfermos, basura regada, calles rotas, llenas de lodo y anegadas de agua verdosa, lo que es irónico porque no hay agua en la toma domiciliaria.

Desde administraciones pasadas —relataron los inconformes—, nos prometieron que Tierra y Libertad sería integrado o incluido en el programa de regularización, pero hasta ayer todo había quedado en ofrecimiento.

Cruz Mendoza, que desde hace 18 años radica en la calle Andrómeda, refiere que no sabe por qué la administración municipal encabezada por Pablo Gutiérrez Lazarus sólo pavimentó una o dos  calles, pese a que los vecinos están al día en el pago del Predial.

También lamentó la falta de vigilancia de la Policía Municipal, lo que propicia el incremento de la delincuencia. “Vivimos temerosos, pues en cualquier momento podemos ser víctimas de los ladrones que asolan la zona, especialmente en la noche aprovechando la falta de buen alumbrado público”, se quejó.

Los robos a casa habitación y los cristalazos a los vehículos estacionados sobre la calle son el pan nuestro de cada día, y de nada sirve marcar al 911 porque está desconectado o nadie responder.

A la pobreza, marginación y falta de atención se agrega la contaminación de La Caleta, lo que genera pestilencia insoportable por falta de corriente en el ese cuerpo acuífero, derivada del vertimiento de aguas residuales de vehículos de empresas y viviendas.

Noticia anterior

Ejerció Secult más de 14 mdp: Carrillo Pérez

Siguiente noticia

Decomisan madera y cierran 2 aserraderos