Inicio»Carmen»A salvo Caballo Marango de naviera

A salvo Caballo Marango de naviera

1
Compartidos
Google+

En medio del mayor sigilo, con las máquinas apagadas y tirado por el remolcador Crosby Leader, la empresa Sahara Maritime International, S.A., propietaria del barco Caballo Marango, que tiene un valor superior a 165 millones de dólares, lo sacó del muelle de Coatzacoalcos y navega en aguas internacionales con rumbo desconocido.

Reveló lo anterior Juan Carlos Rayo García, exobrero de la naviera, al señalar que era evitar que Oceanografía presente recursos legaloides o simulaciones con embargos de trabajadores a través del sindicato Pitágoras, como estaba planeado, para no hacer efectiva la entrega del buque.

Dijo alegrarse de que por esta vez Amado Yáñez Osuna no logró burlar la ley y seguir con la posesión de un barco que no es de su propiedad y que estaba condenado a terminar en chatarra, pero ya está lejos de su alcance.

El 24 de junio, la embarcación fue movida ilegalmente al puerto de Coatzacoalcos, sin contar con un despacho por parte de la Capitanía de Puerto de Carmen, a pesar de que el día 4 de julio se debió  llevar a cabo la entrega a la empresa panameña Sahara International Maritime, conforme al oficio emitido por el juez Tercero de Distrito en Materia Civil de la Ciudad de México, Felipe Consuelo Soto, que tiene a su cargo el concurso mercantil de Oceanografía.

La embarcación de 141 metros de eslora y 28 metros de manga, era rentado desde 2011 por Oceanografía, quien a su vez tenía contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex), pero desde 2014 dejó de pagar renta por el barco a la armadora, lo que originó el conflicto judicial.

La nave estuvo atracada desde el 12 de julio a la fecha, casi dos semanas, luego de que la Procuraduría General de la República (PGR) ordenó su aseguramiento, a petición del juez, y retiró a la tripulación, previniendo que no fuera movida ilegalmente.

“A la empresa armadora le costó muchísimo trabajo obtener el despacho para poder sacarlo del puerto, pero al fin lo lograron y para no hacer ruido, hicieron todo con el mayor sigilo, porque conocen las mañas de Amado Yáñez”, expresó.

“El problema es que Julio César Avalos López, líder del sindicato Pitágoras, estuvo llevando extrabajadores de Oceanografía a Coatzacoalcos desde el día 21, con el engaño de que el barco era parte de las liquidaciones que les adeuda Amado Yáñez y que debían abordarlo y no permitir que se lo llevaran”, afirmó.

Indicó que la verdadera intención del sindicalista, era retener el navío para beneficiar a Yáñez Osuna, quien había buscado la manera de no entregarlo a su propietario.

Noticia anterior

Urge reacondicionar mercado municipal

Siguiente noticia

Dejaría pulpo mil mdp