Inicio»Carmen»Caracol, colonia del terror

Caracol, colonia del terror

0
Compartidos
Google+

Los vecinos de la colonia Caracol, justo en el área de manglar que colinda con el asentamiento irregular Nueva Venecia, viven con el temor constante por la ola de robos a domicilio y asaltos a mano armada que los mantienen cautivos en sus propias casas, una zona donde reina el terror y la inseguridad.

Los habitantes Fabiola del Jesús Gonzales Ruiz, Carlos Sánchez López Chi, Flor  Guadalupe Montero Ramírez, Guillermo Martínez Cahuich Uc aseguran que a plena luz del día los delincuentes ingresan a los domicilios y han amenazado a mamás con sus hijos pequeños.

“Esto que se vive es producto de un mal gobierno como el que encabeza Pablo Gutiérrez Lazarus, quien no responde a los llamados ciudadanos para cumplir con las tareas de seguridad por parte de la Policía Municipal”.

“Aquí en la colonia Hay gente que deshoras de la noches pasan con tanques de gasolina, pieza grande en triciclos, motores de lancha”, subrayaron.

Los habitantes atribuyen la ola de delitos y la inseguridad en la que viven, a un grupo de personas que comandan unos hermanos a los que apodan “Los mata siete”, quienes gozan de total impunidad a pesar de que han sido denunciados en más de una docena de ocasiones.

Los delincuentes, de acuerdo a los vecinos, en ocasiones fingen que buscan a alguien que vive en los edificios o en los caseríos e incluso hasta conversan de manera educada para obtener información sobre sus víctimas, a quienes les sacan armas blancas mientras los despojan de sus pertenencias.

Estos acontecimientos ocurren en su mayoría en el cruce de las calles Francisco I Madero de la colonia Caracol y los afectados esperan que se refuerce la vigilancia a este sector que ha sido olvidada por las autoridades municipales. A los elementos policiacos sólo los ven en los periódicos.

Cada vez son más frecuentes encontrar mantas de advertencias en las colonias de la Isla, dirigida a los amantes de lo ajeno demostrando así el hartazgo ciudadano ante los permanentes robos, pero eso no inhibe a los maleantes, que parecen burlarse de los ciudadanos.

Los vecinos han expresado que ante la inercia de la Policía Municipal, algunos no les queda más remedio que hacer justicia de propia mano, ya que a pesar de que se entrega a los ladrones estos quedan sueltos, volviendo a regresar a las calles para delinquir.

Noticia anterior

Busca senadora electa de Morena Sección 47

Siguiente noticia

Modernizan TRC