Inicio»Carmen»Constructora desplaza la mano de obra local

Constructora desplaza la mano de obra local

0
Compartidos
Google+

La empresa Herarsa Construcciones, S.A. de C.V., que tiene a su cargo la construcción de la cuarta etapa del edificio de Juicios Orales en esta ciudad, incurre en desplazamiento de la mano de obra local y afecta a albañiles carmelitas que se encuentran desempleados.

Reveló lo anterior el secretario general del Sindicato Único de Alarifes, Alonzo Medina López, al asegurar que la citada constructora utiliza trabajadores de otras entidades a través de una agrupación “blanca”, con el fin de obtener mano de obra barata y ahorrarse el pago de prestaciones.

Destacó que el Gobierno Estatal ha licitado la obra por partes, con la intención de poder hacer el concurso a nivel local y beneficiar a constructoras carmelitas, pero la voluntad del  Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, es que el beneficio llegue a los albañiles locales, lo que no ocurre.

El 12 de julio la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e Infraestructura (Seduopi) emitió el acta de fallo LO-904012996-E130-2018, relativa a la obra “construcción de Sala de Juicios Orales Ciudad del Carmen 4. Etapa”, por un monto de 45 millones 955 mil 295 pesos, seleccionando como empresa ganadora a Herarsa Construcciones, S.A. de C.V.

Medina López afirmó que el propietario de la constructora es Gabriel Arjona Arcos, aunque aparece como apoderada su esposa  Mirna Sánchez Rivero, con quienes ha buscado acercamiento desde la primera etapa, pero se han negado a cumplir la voluntad del gobernador, insistiendo en traer trabajadores de Chiapas, Oaxaca y hasta de Guatemala, que se encuentran de manera ilegal en la Isla.

“Es mano de obra que no está calificada, ni hay garantía en su trabajo, pero los tienen aquí por un salario de hambre, sin seguro social ni prestaciones, duermen en la obra o donde se puede y les dan de comer puras tortillas, pero están arrebatando el pan a los carmelitas y eso no se vale”, recalcó.

Lamentó que el único rubro donde pueden recortar sus gastos los constructores, es en la mano de obra local, porque los materiales hay precios fijos, los traigas de donde los traigas, entonces traen gente a matarle el hambre, sin importarles lo que ocurra con los locales.

Mientras cientos de albañiles carmelitas han emigrado a otras localidades, donde hay inversión privada y su mano de obra es apreciada y bien pagada, como ocurre con la Riviera Maya.

Puntualizó que el sector turismo sigue siendo buen negocio y todos los días se construyen hoteles, por eso gran parte de los 375 agremiados al sindicato trabajan en esa zona, mientras que los que han permanecido en la Isla, sobreviven haciendo “chambitas” que apenas les dan para comer, mientras que la codicia de un constructor lo lleva a dar trabajo a puros foráneos.

 

Noticia anterior

Ebria destroza auto

Siguiente noticia

Se estampa contra poste en la carretera antigua a Hampolol