Inicio»Carmen»Venganza panista se refleja en la calle 37

Venganza panista se refleja en la calle 37

0
Compartidos
Google+

A dos meses que el Ayuntamiento levantó el pavimento y destrozó las banquetas para iniciar su reconstrucción, la calle 37 por 50 y 50-A está abandonada “porque el alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, ya se gastó el dinero”, aseguraron a los vecinos, los propios trabajadores de Obras Públicas, quienes afirman que esa vialidad no será asfaltada, al menos en lo que resta de la administración panista.

Los habitantes Román Zapata Bocanegra, Felipe Reyes Gómez, Landy Cahuich Ponce, Aureliano Santos Tejeda y Raúl Cabrera Macías expresaron su descontento por lo que consideran una burla por parte del edil, que actúa por despecho, venganza y revanchismo político.

A menos de tres meses de terminar su administración, el munícipe panista mandó a romper la arteria a sabiendas que no le daría tiempo de concluir con los trabajos y con la aparente intención de heredar el problema a su sucesor, en un comportamiento de “mala leche”, manifestaron los afectados.

“Tengo 70 años, mi único medio de transporte es una motocicleta, para poder sacarla de mi casa puse un tablón que uso de rampa, pero corro el peligro de caerme y sufrir un mal golpe, no es justo vivir así”, señaló Zapata Bocanegra.

“Que no sean irresponsables los trabajadores de Obras Públicas y que vengan a terminar esto, porque rompieron a lo puro tarugo y  dejaron destrozada la vialidad”.

“Estás viendo qué problemas tengo y para los niños y adultos mayores es casi imposible recorrer a pie este tramo de calle, ahorita nomás cayó poca agua está tantito encharcado pero cuando llueve por varios minutos se cubre la banqueta y quedamos atrapados. Si no quieren terminar, que vengan a dejar como estaba y listo”, añadió.

Por su parte, Reyes Gómez indicó que van a cumplirse dos meses que vinieron a levantar la calle, dijeron que la van a poner de concreto hidráulico, pero ahora dicen que no tienen presupuesto y ya nos dejaron el problema, porque esta arteria cuando llueve se va a pique y andamos en el agua y el lodo hasta las rodillas.

“Mire nada más cómo nos tienen viviendo, tengo que hacer malabarismos para pasar por la banqueta, porque está hecha pedazos. Ya se han caído varias señoras en estos agujeros que dejaron o se resbalan por el lodazal, aquí padecemos las dizque mejoras del alcalde”, abundó.

En tanto Santos Tejeda sostuvo que nada más que les caiga un huracán, imagínese cómo se va a poner esto, pero ya les dijeron que no va a haber pavimentación hasta que salga Gutiérrez Lazarus, porque ya se gastaron todo el presupuesto.

Los vecinos de ese sector coincidieron que la actitud del munícipe panista es de revanchismo político, de indolente, porque no se salió con las suyas en el pasado proceso electoral y se las está cobrando en contra de algunas colonias de la comunidad.

Noticia anterior

Decisión de vida

Siguiente noticia

Arrollan al Bizcochero