Inicio»Carmen»Zipizape en AFA

Zipizape en AFA

3
Compartidos
Google+

Entre insultos, manotazos y a punto de llegar a los golpes, dos grupos de locatarios del Mercado Municipal “Alonso Felipe de Andrade (AFA)”, azuzados por el administrador del inmueble, Juan Carlos Herrera Sánchez, se enfrentaron el día de ayer por la posesión de tres locales. Fue necesaria la intervención de la fuerza pública para calmar los caldeados ánimos.

Los hechos que desencadenaron el zipizape se originaron desde el sábado a medianoche, cuando Manuel Jesús Rebolledo Cruz, Juan Carlos Simón Díaz y María Esther Rebolledo Cruz, tomaron posesión de los locales que legalmente les corresponden, conforme a las concesiones otorgadas por el Ayuntamiento, y cuya entrega había sido denegada sistemáticamente por el administrador.

Luego de que colocaron candados en los puestos, ayer al mediodía, el citado funcionario se dedicó a enardecer los ánimos entre otros comerciantes, encabezados por la titular del Registro Público de la Propiedad, María Elena Montejo Contreras, quienes borraron los números de los locales, para generar desconcierto.

Más tarde, la funcionaria a quien acusaron de tener varios puestos en el AFA, encaró a los agraviados en clara defensa de los intereses del alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, afirmando que no tenían derecho a dichos lugares, a pesar de que los títulos los amparan y ella no mostró ningún documento para fundamentar lo que alegaba.

Luego de un fuerte intercambio de dimes y diretes, acompañado de palabras altisonantes y amagos de golpes, fue necesaria la presencia de elementos de la Policía Municipal, a quienes el administrador ordenó abrir los locales, pero ellos se negaron, afirmando que no estaban facultados para actuar como se los pedía.

En su defensa, Juan Carlos Simón Díaz mostró a los genízaros la documentación que ampara la propiedad del local E-31, mismo al que previamente colocó candados, puntualizando que si lo abrían, estarían cometiendo un delito, por lo que los elementos policiacos se negaron a obedecer las órdenes del administrador.

El comerciante señaló al director de Servicios Públicos, Néstor Solana Ramos, como responsable directo del despojo que se intenta cometer en contra de ellos, asegurando que el funcionario ha vendido los locales en varios cientos de miles de pesos.

Por su parte, Manuel Jesús Rebolledo Cruz, dijo tener concesionado el local E-34, afirmando que fue vendido por Solana Ramos a un comerciante poblano, que ahora exige la entrega de su puesto o la devolución de su dinero.

“Aquí hay, además, una situación muy grave, porque María Elena Montejo es funcionaria estatal, ya tiene más de ocho locales y quiere más. En el mismo caso está Liberata Acosta Gómez, que tiene paleterías en varios puntos de la Isla y en el mercado tiene un negocio de santería y otro de plásticos, en muy buena ubicación, pero su codicia no tiene límite y ahora ambas operan a favor de la gente del alcalde”, espetó.

Los afectados coincidieron en señalar que se vieron forzados a tomar acciones, porque la administración municipal está por terminar y no quieren que el problema se herede al próximo alcalde y dijeron que no pueden ser lanzados de sus locales, porque gozan del amparo de la justicia federal.

 

Noticia anterior

Buscará amparo la burocracia: FSTSE

Siguiente noticia

Más de 191 mil han visitado ‘Playa Bonita’