Inicio»Carmen»Temen ciudadanos “terrorismo” fiscal

Temen ciudadanos “terrorismo” fiscal

0
Compartidos
Google+

Existe el temor fundado entre comerciantes y profesionistas que el Ayuntamiento inicie un “terrorismo” fiscal para obtener dinero fácil con el objetivo de cubrir parte de sus compromisos económicos, tras el embargo de las cuentas bancarias que originó la omisión de pago por parte del alcalde Pablo Gutiérrez Lazarus.

“No queremos ser el objetivo del munícipe para obtener recursos económicos”, afirmó Froilán Palestino Cruz, delegado estatal del Frente Nacional de Pueblos Indígenas y Comunidades Marginadas A.P.N.

Aseguró que el munícipe panista no tiene intenciones de pagar la deuda que generó el embargo, porque está acostumbrado a evadir sus responsabilidades y menos cuando le faltan unos 30 días para entregar el poder.

“Es lamentable y vergonzoso que los recursos públicos se encuentren congelados por la ineptitud y cinismo del aprendiz de dictador”, espetó.

“Contrató una cartelera para el Carnaval 2016, que incluía a Juan Gabriel, para darle gusto a su mamá y no quiere pagar el caprichito, a pesar de que fueron bloqueadas las cuentas”.

Recordó que la presentación de los artistas en esta festividad causó encono entre la ciudadanía, porque por primera vez los espectáculos no fueron gratuitos, sino que el Ayuntamiento exigió precios muy altos por los boletos y en el caso de Juan Gabriel oscilaban entre 500 y tres mil 500 pesos. “Es decir, el municipio recaudó fuerte suma de dinero al cobrar el acceso a los conciertos, que debieron aplicarse en el pago a la empresa que trajo la cartelera, pero es evidente que el alcalde simuló cubrir el importe de la presentación de ese artista, dinero que presuntamente fue desviado, nunca llegó a la empresa que hizo el contrato”, puntualizó.

Recordó la mala experiencia de los comerciantes, profesionistas y ciudadanos en diciembre de 2017, cuando Gutiérrez Lazarus se vio sin recursos para el pago de aguinaldos a los  sindicalizados, por su mala administración, pero resolvió su problema saqueando al comercio establecido.

 

INVENTABA MULTAS

“Los inspectores de Gobernación Municipal andaban como una jauría, revisando meticulosamente cada negocio, oficina o lo que se les atravesara, inventando multas, clausurando sin escrúpulos, para recaudar el dinero que necesitaba el munícipe y eso ocasionó que muchos decidieran cerrar sus puertas”, precisó.

Vaticinó que al quedarse sin acceso al dinero depositado en las cuentas bancarias de la Comuna, el edil se volcará nuevamente contra el pueblo carmelita a 30 días de que deje el poder.

Noticia anterior

De hambre, sueldos de obreros del viaducto

Siguiente noticia

Incertidumbre de sindicalizados por cobro de salarios