Inicio»Carmen»Premia Gobierno de México a Marinsa

Premia Gobierno de México a Marinsa

2
Compartidos
Google+

Mientras que el Gobierno de México intensificó la lucha contra el huachicoleo, directivos de Pemex continúan premiando a empresas relacionadas con esos ilícitos, como el caso de Marinsa, a quien a inicio de este mes, le otorgaron un contrato que supera los cuatro mil millones de pesos.

Señaló lo anterior José Jesús de la Cruz Hernández, representante de la agrupación Obreros de Campeche, al lamentar las decisión de Juan Ceballos Chávez, subgerente de Contratación de Perforación y Servicio a Pozos.

Indicó que éste asignó en invitación restringida el contrato PEP-IR-S-GCSEYP-100-69190-O100190431, referente a “puesta en operación de las unidades productivas con apoyo de intervenciones de pozos en el Golfo de México”.

Este “premio”, otorgado por Ceballos Chávez, conocido en Pemex como el “Zapatero 2”,  más que beneficia a la compañía ligada a la familia de la empresaria Lourdes Solís Sierra, es un hecho evidente de la incongruencia con que actúan varios funcionarios de Pemex, sostuvo.

Basta con revisar los portales de transparencia para notar como en Pemex se liberan contratos en distintas modalidades, ya sea por invitación restringida, pero al final la elegida para el servicio de transporte de avituallamiento en contenedores costa afuera en la Sonda de Campeche.

Reveló que el año de bonanza ha sido el 2018, porque precisamente en los buques que al parecer son usados para el huachicol, Pemex decidió entregar el contrato 648228817 de licitación pública nacional, para el “servicio de asistencia a buques en puertos, terminales e instalaciones costa afuera y remolque de plataformas”, con un monto de 106 millones de pesos, que concluye en diciembre del 2020.

Asimismo, refirió que en junio del 2018, en plena campaña electoral pasada, la Dirección Ejecutiva de Pemex Exploración y Producción (PEP) benefició a Marinsa de México, al entregarle el contrato (primero de julio 2018) 648228832, con una vigencia hasta el 2020, por un monto superior a los 93 millones de pesos.

Como si la anterior cifra no fuera suficiente para las poderosas finanzas de la compañía ligada a la expanista Solís Sierra, dos meses después, la misma Dirección Ejecutiva de PEP, decidió asignarle en licitación pública el contrato 640218832, para el arrendamiento sin opción a compra de un barco perforador que operara en aguas del Golfo de México, donde recibió mil 178 millones 843 mil 617 pesos, con vigencia de septiembre del 2018 a diciembre del presente año.

Lo anterior es una muestra de la predilección que desde hace muchos años han mostrado la “mafia petrolera”, hacia el también Grupo Cemza, que dirige José Luis Zavala Solís, hijo de la empresaria, porque nunca lo han dejado sin trabajo, a pesar de la opacidad con que se conducen.

HISTORIAL

Además, Marinsa es una empresa con un negro historial de corrupción y tráfico de influencia como contratistas de Pemex y que han sido documentadas por diversos medios.

Tampoco se puede olvidar que su propietario Zavala Solís en 2009 fue acusado de vender autos de lujo robados y presuntamente igual estaba involucrado en tráfico de diésel marino.

En el 2013, la SHCP giró citatorio a la empresa de Zavala Solís, con la intención de realizarle una auditoría fiscal. El SAT investigó indicios que actúa aparentemente al margen de la ley.

Fracasó su incursión en transporte de turismo

La empresa naviera Marinsa, propiedad de la familia Zavala Solís, quiso extender sus tentáculos en el transporte de pasajeros de Puerto Juárez a Isla de Cozumel en Quintana Roo, pero la mafia política de aquel lugar, encabezada por el exgobernador Roberto Borge Angulo, no la dejó operar y recientemente desmanteló sus oficinas.

Marinsa quiso cambiar de inversión, enfocada principalmente al transporte en Ciudad del Carmen con más de 13 años navegando principalmente a temas de petróleo y gas, pero que decidió dar un giro hacia el turismo, luego que Petróleos Mexicanos (Pemex) le negó contratos para el transporte de personal hacia el área de plataformas marinas.

Al instalarse en Cancún llegó con una embarcación construida en el año 2007 para ofrecer servicios de transporte de turistas en el cruce Puerto Juárez-Islas Mujeres y viceversa.

De acuerdo a las primeras imágenes dadas a conocer públicamente, para este servicio, se ubicó al barco Yellowfin, el cual utilizaba para el servicio de transporte de materiales y equipos ligeros para Pemex. Sin embargo, desde inicios de este año desapareció del Caribe mexicano.

Incluso sus oficinas fueron abruptamente desmanteladas y no se sabe si el personal que contrataron fue liquidado convenientemente. Se aseguró que no pudieron competir con los “gigantes” del transporte marítimo.

La naviera de José Luis Zavala Solís, pretendió competir con la empresa Ultramar con dos embarcaciones de 120 pies por 21 y con capacidad para 165 personas.

Las naves poseían un área VIP de 60 pasajeros, climatizada con baños a la que podían acceder 50 pasajeros, y en su parte más amplia, la embarcación cuenta con una zona despejada para carga o maletas.

Buscaban “revivir una tradición” y en una zona como es Puerto Juárez, más que ir rápido, se trata de disfrutar y llevar a los clientes a la séptima playa más hermosa del mundo, pero todo fue un espejismo para Marinsa, que pretendía emplear para tal fin barcos reutilizados en aguas de la Sonda de Campeche, a bordo de los cuales se transportó durante años a petroleros.

Noticia anterior

Congela juez orden de captura contra Romero

Siguiente noticia

Investigar supuestos fraudes de Gutiérrez