Inicio»Carmen»Gestión de exedil fue siempre opaca

Gestión de exedil fue siempre opaca

0
Compartidos
Google+

La denuncia del tesorero José Eliezer Hernández May contra el exalcalde Pablo Gutiérrez Lazarus, es resultado de la opacidad que caracterizó al anterior trienio en el manejo de cuentas públicas.

Coincidieron en lo anterior la regidora panista Mayela Cristina Martínez Arroyo y el excabildante priísta Venancio Javier Rullán Morales, y subrayaron que el exedil panista nunca tuvo interés en rendir cuentas a la población.

Por separado, expusieron que en su oportunidad, durante la administración 2015-2018, en reiteradas ocasiones manifestaron la necesidad de que la Comuna transparentara el manejo de recursos.

El exmunícipe nunca lo hizo, por eso ahora no debe quejarse por las irregularidades detectadas que superan los 350 millones de pesos, y tendrá que aclararlas.

Martínez Arroyo, que repite como regidora, recordó “que junto con otros compañeros, en muchas ocasiones votamos contra las actuaciones de Gutiérrez Lazarus, pues no estábamos de acuerdo con su manera de administrar los recursos”.

Sobre las irregularidades detectadas en la administración de la que formó parte y cuyas cuentas fueron aprobadas por el cuerpo edilicio, dijo que regidores y síndicos aprobaron en su oportunidad los documentos que les presentaban, sin embargo, la administración y el manejo del dinero eran responsabilidad del alcalde y el tesorero.

Gutiérrez Lazarus siempre argumentó que cumplía con la ley, por eso no debe tener temor a encarar a la justicia y aclarar lo que por derecho le corresponda.

Rullán Morales expuso que desde el inicio de ese trienio, la fracción tricolor resaltó la necesidad de recibir información de cuentas y subcuentas mensuales, pero la exautoridad no lo permitió o no lo quiso hacer.

“La denuncia ante el Órgano Interno de Control es resultado de la opacidad con que se condujo el exmunícipe, que al parecer en documentos plasmaba una situación financiera pero en lo real era otra. Ahora se le observan irregularidades hasta por 350 millones de pesos”.

Precisamente porque sabe de las anomalías recurrió al amparo para tratar de evitar ser juzgado, pero nadie está por encima de la ley y deberá explicar qué sucedió con ese dinero que manejó a título personal, cuando eran públicos, finalizó.

Noticia anterior

Sin pretextos para no cumplir

Siguiente noticia

Generarán Tren Maya y ZEE empleos para jóvenes