Inicio»Carmen»Fieles católicos viven crucifixión

Fieles católicos viven crucifixión

0
Compartidos
Google+

Ciudad del Carmen,. Jesús con su vida pagó a precio de sangre nuestros pecados y enfermedades para hacernos libres, afirmó el rector del santuario mariano diocesano de Nuestra Señora del Carmen, Francisco Díaz Vera, al encabezar el Viacrucis viviente y la escenificación de la pasión y muerte del hijo de Dios en la cruz.

Mientras en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, se llevó a cabo la escenificación en su edición 40 del calvario de Cristo y que concluirán mañana domingo con la ceremonia de resurrección.

Cerca de las ocho de la mañana, en la capilla de la Virgen de Guadalupe, en la colonia del mismo nombre, se iniciaron las actividades del Viernes Santo con la representación del juicio de Jesús ante Pilatos, en la que participaron aproximadamente 50 jóvenes de la Pastoral Juvenil.

Pese a la pertinaz llovizna que se dejó sentir, producto del frente frío 52, cientos de personas se congregaron en este sitio para ser testigos de esta tradicional representación que cumplió su edición número 40, desde que fuera instaurada por el presbítero Joaquín Serna y Serna.

José Martín Cen Pech, en el papel de Jesús fue coronado con una aureola de espinas, para que tras la representación del juicio se le impusiera una cruz con un peso aproximado de cien kilogramos, misma que cargo a lo largo de un trayecto de aproximadamente tres kilómetros.

Bajo la coordinación de Juan Carlos Villanueva Peña, los jóvenes representaron cada una de las estaciones del Viacrucis, hasta llegar a la playita del Guanal, en donde se representó la crucifixión y las siete palabras de Jesús en la cruz.

Cerca del mediodía, Cen Pech —en el papel de Jesús de Nazaret—, exclamó desde su crucifixión: “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”, para de que posteriormente, fuera “bajado” del madero y dar por concluida esta representación que cumple 40 años de realizarse de manera ininterrumpida.

Por otro lado, el rector del santuario mariano diocesano de Nuestra Señora del Carmen, Díaz Vera, indicó que “tanto amo Dios al mundo, que le dio a su hijo único para el perdón de nuestros pecados”.

Destacó que la pasión y muerte de Jesucristo nos da muestra del gran amor que tuvo por la humanidad, “que fue capaz de soportar todas las humillaciones, y de pedir perdón a su Padre, para quienes lo estaban crucificando”.

Recordó que de la misma manera, en la cruz, donde Jesús entrega a María como madre de toda la humanidad, en la persona de Juan, para que ella sea nuestra intercesora ante él.

Explicó que en muchas parroquias de la localidad, se llevó a cabo Viacrucis vivientes y las caminatas del silencio, para recordar el dolor de María al ver a su hijo muerto.

Este es un sábado de gloria, pero mañana domingo se celebrarán en todas las iglesias la ceremonia de resurrección, con lo que concluirán las actividades de la Semana Santa.

Noticia anterior

Jóvenes cargaron la cruz en Jardines

Siguiente noticia

Pemex y Semar saben de ‘piratas’