Inicio»Carmen»Clama Reyes justicia por tiroteo

Clama Reyes justicia por tiroteo

0
Compartidos
Google+

Postrada en la cama en una clínica particular, Zoila Reyes Díaz de 39 años y pidió su alta voluntaria del Hospital General “María del Socorro Aguilar”, herida en el tiroteo en la clavícula del lado izquierdo, anhela las labores del campo que representan su sustento familiar y clamó justicia a las autoridades.

Refirió que el dictamen médico fue que no podría ser intervenida quirúrgicamente porque el hueso de la clavícula está todo fragmentado por el proyectil que tuvo de entrada y salida.

Recordó que ese domingo por la madrugada pasó uno de los momentos más horribles, las ráfagas de balas rompían el silencio de la noche a la altura de la carretera de Nuevo Progreso en la Península de Atasta.

Aseguró que sintió un golpe en la espalda, pero no le tomó importancia hasta que se tocó el pecho, arriba del corazón y sintió un líquido caliente, era la sangre que emanaba, sin saber a qué se debía. Más tarde determinó que había sido herida de bala.

Los doctores de la clínica particular le diagnosticaron que no podrá volver a ser una mujer que lleve una vida normal, primero porque la operación no la pueden realizar porque el hueso está desastillado y fragmentado, segundo porque el proyectil causó severos daños al tejido orgánico.

La lesionada pidió que este delito no quede impune que los causantes de provocarle este daño, así como a dos personas más, se les aplique todo el peso de la ley.

Escuchó que las autoridades señalaron que la herida que ella tiene es del rebote de una bala.

Y eso no puede ser reitera la mujer, quién asegura que la bala entró por su espalda, con orificio de salida por el pecho.

Los doctores le indicaron que si la bala hubiese atravesado un centímetro más abajo de la clavícula, hubiese muerto instantáneamente.

Reyes Díaz clamó justicia porque las autoridades al menos tengan la dignidad de pagar los gastos médicos de su hospitalización y de sus curaciones, porque ellos en ningún momento agredieron a los elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

Recordó que en esa noche escuchó cuando un ciudadano le dijo a los “pepos”; “ustedes no nos pueden disparar”, y uno de los uniformados contestó, “como que no, ahorita te vamos a partir toda la madre” y dispararon a diestra y siniestra.

Pidió que el Estado y el municipio intervengan para analizar las posibilidades de una operación y no quede lisiada de por vida.

Noticia anterior

Asaltan “piratas” buques en la costa

Siguiente noticia

Aún sin versión oficial del tiroteo