Inicio»Carmen»Riesgo de muerte por el Caballo de Trabajo, alertan

Riesgo de muerte por el Caballo de Trabajo, alertan

0
Compartidos
Google+

Nadar cerca del barco Caballo de Trabajo —propiedad de Oceanografía—, encallado en la costa de Playa Colorida, en la colonia Tierra y Libertad, representa peligro de muerte por ahogamiento, sobre todo para menores de edad, alertó la lideresa vecinal Alicia Pérez San Lucas.

Los vigilantes —relató—, colocaron en la zona costera frente al navío un letrero de advertencia, lo que preocupa a los vecinos y por eso hacen un llamado a las autoridades a tomar cartas en el asunto y obligar al dueño Amado Yáñez Osuna, a moverlo o desmantelarlo.

“La decisión de colocar el aviso fue porque en el periodo vacacional pasado, dos menores de edad fueron absorbidos por uno de los remolinos que se forman por las corrientes que chocan a causa de la obstrucción del navío”.

“El letrero no lo pusimos nosotros, sino los que están en el barco, porque la otra vez unos niños se estaban ahogando y gracias a Dios no hubo una desgracia, pero nos preocupa que el barco siga ahí por los remolinos y corrientes que forma”, advirtió.

La Playa Colorida, como se le conoce al lugar que desde el 2009 es parte de plan de rescate a través del arte urbano, está convertida en una de las zonas más peligrosas por la embarcación, que cambió el curso de las corrientes y modificó la línea costera.

A finales de marzo, murió ahogado un hombre que estuvo acompañado por otras personas en una lancha que se volteó por el fuerte oleaje, cerca del Caballo.

“Exigimos atención rápida a esta situación, no queremos otra desgracia. Mucha gente tiene miedo porque parece que el agua te jala hacia el fondo, y ya nadie quiere bañarse”.

Hasta ahora, ninguna autoridad ambiental como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) o la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), se ha acercado a verificar la gravedad ecológica que ocasiona el buque, lamentó Pérez San Lucas.

Aquí nadie se para, hemos visto que han intentado remolcar el barco pero ha sido en vano, porque está bien enterrado en el lecho marino y las autoridades no interviene en detrimento de todos.

Sólo hay temor a estas aguas peligrosas corrientes, de ahí que ya nadie quiera bañarse en ellas, por eso urge retirar o desmantelar el Caballo de Trabajo, finalizó.

Noticia anterior

Aumentan los males respiratorios en infantes

Siguiente noticia

Aceptable el dictamen de reforma educativa