Inicio»Carmen»Intento de sabotaje y robo en Petróleos

Intento de sabotaje y robo en Petróleos

0
Compartidos
Google+

Como resultado de una reunión de evaluación entre altos funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) se concluyó que la confusión que generó la activación del “código negro” el pasado jueves, se debió a un intento de sabotaje y robo, por lo que se procederá penalmente ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Trascendió en fuentes extraoficiales de la empresa productiva del Estado, que dicha reunión se realizó ayer en la mañana en el edificio administrativo ubicado en la calle 33 por 56, en la que se tomó la decisión de que el área jurídica ante el agente del Ministerio Público de la Fiscalía General de la República (FGR), una demanda en contra de quienes resulten responsables del supuesto robo de equipo para medición de gas, que generó la confusión.

Se acordó que la persona o personas responsables de este zafarrancho, aparte de responder por el cargo de robo de equipo propiedad de Pemex, también podrían ser procesados por el delito de sabotaje, tipificado en el artículo 8 de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos, que señala que este tipo de actos se considera como sabotaje por dañar, destruir, perjudicar o ilícitamente entorpecer funciones de las dependencias del Estado, organismos públicos, empresas paraestatales y órganos autónomos.

Cabe recordar que el jueves mil 500 obreros fueron desalojados de los edificios del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) por una supuesta bomba que se ubicó al interior del estacionamiento de esas instalaciones administrativas, activándose la movilización de las fuerzas de seguridad de los tres órdenes de Gobierno.

Finalmente resultó ser una falsa amenaza de bomba, al comprobarse que sólo era un dispositivo de medición de gas en aparente abandono y cuya presencia no se justificaba en esa zona, lo que afectó las operaciones diarias de las oficinas por más de tres horas.

Dicho aparato servirá como base para realizar la investigación oficial, pues en Pemex se sigue el protocolo de colocar en cada dispositivo un inmovilizador, término usado en la administración para indicar que tiene una clave y número de serie asignado al trabajador que lo usa, el cual deber explicar ante las autoridades correspondientes la presencia del aparato en ese momento y lugar, por lo que se indagará quién lo tenía bajo su resguardo y donde estaba al momento del “código negro”.

Ante esta situación, se comunicó que las autoridades ministeriales federales ya iniciaron una carpeta de investigación para determinar al o los responsables de este hecho que desquició las operaciones administrativas de Pemex durante más de cuatro horas.

Noticia anterior

Deberán empresas evitar altos niveles de estrés en empleados

Siguiente noticia

Contratos por 26 mil mdd licitará Pemex