Inicio»Cultura»Cozumel te baja las estrellas

Cozumel te baja las estrellas

0
Compartidos
Google+

Mirar un pedacito de cielo es fijar la mirada en el mar. Ahí, en el fondo, cubierto por un banco de arena suave y blanca hay un mundo de colores y texturas inigualables. El Cielo existe y todo mortal puede conocerlo, sin importar las buenas obras o pecados que hayan cometido en la tierra.

Alejada de cruceros, a 40 minutos del centro de Cozumel, se encuentra la Reserva Ecológica Punta Sur. Además de tener un sistema lagunar y de mangle que ocupa casi 70% de la isla, también posee El Cielo, un paraje de aguas cristalinas que permite observar un tapiz natural de estrellas de mar.

Contarlas es imposible, igual que tocarlas. Con visor y esnórquel, el visitante se tira de las embarcaciones para admirar sus colores: amarillo, naranja, rojo, y sus texturas: con puntos, con líneas y lisas. Hay algo más que les puede hacer compañía, un banco de peces multicolores o mantas que danzan de aquí para allá en total calma.

La transparencia del agua permite observarlas a una profundidad de seis metros, aproximadamente. Hay zonas en las que si estiras los brazos las puedes rozar, pero ¡Cuidado! Los guías te reprenderán como niño chiquito y las estrellas podrían comenzar a moverse y alejarse de tu vista.

No se sabe con exactitud por qué decidieron hacer su hogar en esta parte de la isla, quizá la temperatura del agua, 28° C promedio, favorece a su reproducción y estancia.

Aquellos que no puedan dominar el esnórquel y las aletas tienen la opción de navegar El Cielo en kayak. Tienen capacidad hasta para tres personas y están hechos de acrílico transparente. Se puede rentar uno desde el muelle de la Laguna Colombia, al que se llega tras caminar unos metros en medio de la selva.

En necesario remar con sincronización por un canal cubierto de manglares que ve su fin donde los dos cielos, el de arriba y el marino se fusionan. Pero navegar un kayak es una actividad que se debe practicar antes del atardecer, pues los niveles de la laguna descienden y entonces sí, podrías ser presa de una familia de cocodrilos.

Viridiana Ramirez

Noticia anterior

Cobach No. 17 va por la calidad educativa

Siguiente noticia

Decenas de “diablitos” halla CFE en la colonia Los Zorros