Inicio»Cultura»Boom de los refris vacíos

Boom de los refris vacíos

0
Compartidos
Google+

MEXICO, DF.— Eran las 00:19 horas del 16 de junio de 2013 y la tierra se sacudió en el Distrito Federal. El temblor despertó a Karen Cota. En Tijuana, donde había vivido desde niña, nunca sintió un sismo tan fuerte. El pensamiento se le fue hasta la tragedia: “Me voy a morir y ni siquiera tengo un gato”.

Empezó a reír al darse cuenta de que esa idea tenía origen en una broma entre ella y sus amigos tijuanenses: “Tengo que comprarme un gato para ir de acuerdo con la imagen de la solterona que le sirve leche a su minino”, les había dicho sarcásticamente semanas antes.

Karen forma parte de este grupo de mexicanos que por alguna razón viven solos, tendencia que crece y crece. En sólo una década, el número de personas que habitan sin compañía —mayores de 25 años— se ha duplicado, de acuerdo con las cifras más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

En 2010 en México había dos millones 337 mil 507 personas de más de 25 años viviendo solas; de ellas, un millón 243 mil 902 eran hombres y un millón 93 mil 605 mujeres. Esas cifras representan dos% del total de los mexicanos y cuatro% de los habitantes en ese rango de edad.

 

El anterior Censo de Población y Vivienda del Inegi —del año 2000— mostraba otra realidad. En ese entonces, un millón 269 mil 350 personas, de 25 años y más, vivían solas: 650 mil 850 eran hombres y 618 mil 500 mujeres. Eso representaba 1.3% respecto a la población total del país y 2.8% respecto a las personas en ese grupo de edad.

 

Se pueden destacar cuatro grupos de personas viviendo solas: las mujeres mayores, viudas, inactivas; hombres y mujeres solteros, de condición socioeconómica media, que han postergado la decisión de casarse; hombres jóvenes o maduros, separados o divorciados, técnicos y profesionales calificados (si están divorciados y tienen hijos es común que la custodia la mantenga la madre), y otros perfiles, como quienes tienen pareja pero han decidido vivir cada uno en su respectiva casa.

 

Las entidades con mayor número de hogares unipersonales son Distrito Federal, Estado de México, Veracruz, Jalisco, Puebla, Baja California y Chihuahua. En los estados del interior, esa incidencia es causa de la migración. En el área metropolitana es por la forma menos tradicionalista de vivir de la sociedad, pero también por la atracción de jóvenes de otros estados, ya sea por estudios o trabajo, y por los crecientes índices de divorcios y separaciones. La Ciudad de México es la única entidad donde hay más mujeres en hogares unipersonales que hombres.

Noticia anterior

Multan a Mc Donald’s, por encontrar una cola de ratón en hamburguesa

Siguiente noticia

Soledad afecta peso