Inicio»Cultura»También consiente tus pies

También consiente tus pies

0
Compartidos
Google+

Una buena pedicura es un auténtico lujo. Sin embargo ese lujo no tiene por qué costarnos “un ojo de la cara” porque siguiendo algunos tips muy sencillos podemos hacernos una pedicura en casa de resultado profesional. Puedes hacer la pedicura en tu hogar de forma excepcional y lo ideal es que la hagas quincenalmente para poder lucir siempre unos pies perfectos.

A continuación te dejamos los pasos a seguir para obtener un resultado perfecto en el cuidado de tus pies.

 

1.– Paso previo

Retira los restos de esmalte anterior, preferiblemente con productos sin acetona que dañan las cutículas y pueden producir infecciones o dañar la piel.

 

2.– Lavar los pies

Llena un recipiente con agua templada a la que agregarás algo de sal y unas gotas de aceite esencial relajante (de tomillo, salvia o romero). Si no tienes aceite esencial, una bolsita de té de tila y unas gotas de limón dejarán tus pies como nuevos. A continuación sumerge los pies en el agua tibia durante 10 minutos. Cuando pase ese tiempo, aplica un exfoliante con movimientos circulares y elimínalo mientras sigues masajeando, alternando agua tibia y fría para terminar con fría. Seca con una toalla, sin frotar.

 

3.– Cortar las uñas

El siguiente paso son las uñas, córtales con cortauñas. El largo adecuado suele ser justo sobresaliendo la yema de los dedos, pero todo depende de la forma de tus dedos y tus uñas. Después límalas con una lima de cartón con forma cuadrada en el centro y redondeada en los bordes. Alisa la parte superior. Pasa a las cutículas: recién humedecidas no necesitarás más que empujarlas hacia atrás con un palito de naranja. Eso sí, nunca las cortes en casa. Si se resisten aplica un poco de crema removedora de cutículas, déjala actuar un par de minutos y vuelve a empujar con el palito.

 

4.– Quita durezas

Elimina las durezas de los pies con una lima plana o un pulidor. Cuida los talones, la almohadilla interior y bajo los dedos. Frota con suavidad, pues mientras más fuerzas apliques más dañarás tus pies, mejor más pasadas suaves. A continuación masajea a conciencia tus pies con una buena crema hidratante especial para pies o un aceite muy hidratante como el de almendras, y aplícala con movimientos ascendentes.

Después envuelve los pies en una toalla que hayas humedecido en agua muy caliente y mantenlos ahí hasta que la toalla se enfríe. Cuando hayas secado bien los pies, retira cualquier resto de crema de las uñas con un algodón empapado en quitaesmalte o corres el riesgo de que el esmalte no se adhiera.

 

5.– Esmalte

Con las uñas completamente secas aplica una capa de base de uñas transparente (que impedirá que el color invada la zona de las cutículas). Después da dos capas del color elegido dejando unos 10 minutos entre una y otra. Por último, para un resultado espectacular puedes esperar otros 10 minutos y aplicar brillo. Si no quieres color, aplica sólo base y brillo. Si tienes prisa, no seques el esmalte aplicando calor, mejor mete los pies en agua muy fría. Las secará de inmediato y no corres el riesgo de que salte el esmalte.

 

Una hora de cuidado cómodamente en casa te dará una semana de pies perfectos. No te dejes llevar por la pereza y prueba, ¡no te arrepentirás!.

Noticia anterior

Vidrios y Aluminios La Central se queda con el título frente a Osos

Siguiente noticia

Desayuno y regalos a medios de comunicación