Inicio»Cultura»Vigorexia

Vigorexia

0
Compartidos
Google+

Hasta 15 por ciento de los usuarios de gimnasios presenta el riesgo de desarrollarlo, detectan investigadores de la UNAM.

Alrededor de 10 por ciento de la gente que realiza pesas o está dedicada al fisicoculturismo puede padecer dismorfia muscular, también llamado complejo de Adonis o vigorexia. Uno de los problemas relacionados con este trastorno mental es la baja autoestima. De hecho, muchos de los hombres que lo presentan buscan tener masa muscular porque se sienten pequeños o débiles.

La doctora Rosalía Vázquez Arévalo, investigadora de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM, señaló que los hombres con dismorfia muscular tienen una compulsión por el ejercicio, el cual pueden realizar hasta cinco horas diarias sin ser deportistas. Además, alteran su alimentación y distintos aspectos de su vida se ven afectados, uno de ellos, el social.

 

shutterstock

Culto al cuerpo

 A partir de una investigación sobre la imagen corporal en varones, la doctora Vázquez Arévalo detectó que en ellos ya existe una idea muy arraigada del modelo de musculatura, es decir, los hombres prefieren tener figuras musculosas.

“Incluso, los juguetes de figura humana han cambiado; son más musculosos que hace 20 ó 30 años, tienen una cintura marcada, una espalda ancha, unas piernas muy musculosas. Ahorita ya tenemos adolescentes que han recibido esa influencia cultural y cuando les preguntamos cuál es su figura ideal, quieren un vientre plano y marcado; les interesa ir al gimnasio y tener musculatura. Sin embargo, esto no quiere decir que sea patológico, sino que ese ideal de musculatura ya está instaurado en nuestros jóvenes”, expresó la investigadora.

Explicó que, de acuerdo a sus investigaciones, hasta 15 por ciento de los usuarios de gimnasio llegan a presentar riesgo de dismorfia muscular. “Hemos visto que son personas perfeccionistas; finalmente vivimos en una sociedad que lo promueve, pero existe el perfeccionismo positivo que es aquel que te lleva a alcanzar metas, a superarte, y el negativo es el que te obstruye y en donde te pones una meta inalcanzable”.

Para quienes padecen dismorfia, la musculatura nunca va a ser suficiente, pues al estar relacionada con la genética de cada persona, habrá quien desarrolle más músculo que otros, por lo que cuando los enfermos llegan a su límite, no es suficiente para ellos y empiezan a consumir esteroides anabólicos para aumentar la masa muscular.

Noticia anterior

Reconocen labor del Cetmar

Siguiente noticia

EL DOMINICANO ANDERSON HERNÁNDEZ QUE DEBUTÓ EN LA CAMPAÑA 2013 CON PIRATAS VA AL BÉISBOL DE JAPÓN