Inicio»Cultura»Calorcito en Campeche

Calorcito en Campeche

0
Compartidos
Google+

Aterrizamos en Ciudad del Carmen, desde que descendemos del avión nos recibe el bochorno originado por el calor y la humedad, pero es sólo el inicio de la aventura.

La ciudad hace siglos fue un refugio pirata, por la cantidad de riquezas que pasaban por la zona, hasta ser conquistada por los españoles en el siglo XVIII.

Las calles del centro histórico destacan por estar bordeadas de casas de mampostería y tejas. Sin embargo no es nada recomendable recorrerlas cuando el sol está en apogeo ya que se alcanzan temperaturas de 40 grados.

En el recorrido conocí la parroquia de la Virgen del Carmen con altar de mármol gris y blanco. Y justo enfrente el Parque Central Ignacio Zaragoza, adornado por un kiosco de 1886. Se presta para disfrutar de una nieve típica.

En el restaurante La Red probamos las mariscadas con camarones, filete de pescado, ceviches, jaiba y el típico pan de cazón.

campeche

Nos dirigimos a Isla Aguada, una pequeña localidad de pescadores a media hora de la isla a través del Puente de la Unidad, con más de tres kilómetros de largo. Ahí son famosas las empanadas de cazón, jaiba y camarón. Pude ver como llegaban las jaibas frescas, grandes y animosas por pellizcar a cualquiera.

En el embarcadero salen pequeños botes que dan recorridos a lo largo de la Laguna de Términos, en la zona conocida como el Santuario de los Delfines, donde se los puede observar en ocasiones con sus crías. El paseo pasa por la Isla de Pájaros, con especímenes como fragatas y garzas; Cayo Arenas, y El Arenal. Cuesta casi 150 pesos por persona y dura dos horas.

Para pasar la noche puedes elegir entre establecimientos como el hotel Freedom Shores, diseñado para personas con discapacidad, con una tarifa de casi mil pesos, o el Cabañas Laguna, cuya tarifa ronda los mil 200 pesos.

El último día llegamos al Pueblo Mágico de Palizada. Conocido porque de la zona se extraía y exportaba a Europa madera tintórea. Las embarcaciones que se llevaban los troncos eran las mismas que cargaban como lastre las tejas de Marsella que ahora cubren los techos de 750 casitas paliceñas.

El desayuno típico es en el mercado. Llama la atención que tradicionalmente son los hombres quienes hacen las compras. Aquí puedes probar el pan de nata, los tamales de masa colada, suaves, con una rica ensalada de col y, de tomar, el chocolate con agua o leche.

Desde ahí salen las lanchas que llegan a la UMA San Miguel, lugar donde se reproduce la tortuga blanca y se cría tilapia. En el pequeño restaurante probé sin duda alguna el pescado más fresco de toda mi vida y, de postre, un tamalito dulce de elote con crema y queso.

campeche2

En Palizada puedes rentar lanchas para paseos por el río donde hay fauna como manatíes o patos, contratar paseos a caballo, y es muy socorrida la pesca deportiva del robalo, ya que en la zona es grande, e incluso se han pescado ejemplares de más de 10 kilos.

Muy cerca de ahí, a 22 kms, se localiza el Hotel Hacienda San Román, donde se busca que los huéspedes vivan la experiencia de una hacienda de casi 200 años.

Desde el pueblito nos trasladamos en lancha a Isla Aguada e hicimos menos de 3 horas. En el camino el calor no se siente por la brisa, sin embargo no puedes olvidar tu bloqueador solar. El paisaje nos regala habitantes ribereños que nos despiden, árboles de mango y el aullar de los monos saraguatos.

Me despido de Campeche, su calor, la sonrisa amable de su gente y sobre todo sus sabores.

DETALLES

Isla Aguada. No es una isla, Ciudad del Carmen sí

Palizada. Se encuentra a sólo 1.5 horas del aeropuerto de Palenque.

Indispensable. Llevar repelente de insectos y bloqueador solar.

Noticia anterior

Bajo amenazas viven en “19 de Octubre”

Siguiente noticia

Carretera, convertida en pista de carreras