Inicio»Cultura»Exponen obras de Francisco de Goya

Exponen obras de Francisco de Goya

0
Compartidos
Google+

La Biblioteca Campeche fue escenario para la inauguración de la exposición de grabado “La Tauromaquia” de Francisco de Goya y Lucientes.

El corte del listón lo realizaron  Santos Gracia Villar, presidente de Fundación Universitaria Iberoamericana; Delio Carrillo Pérez, secretario de Cultura; Álvaro Arceo Ortiz, secretario de salud; Rashid Burad Sánchez, secretario de relaciones exteriores delegación Campeche; Jorge Esquivel Ruiz, director de la Fundación Pablo García; y Sonia Castilla Treviño, en representación de la presidenta del DIF Estatal, Christelle Castañón de Moreno.

Previamente, Santos Gracia dijo que en esta exposición se pueden apreciar 40 grabados y que es una oportunidad para que los campechanos las disfruten.

“Francisco de Goya y Lucientes fue un pintor y grabador español, uno de los artistas europeos más importantes de su tiempo y el que ejerció mayor influencia en la evolución posterior de la pintura, ya que sus últimas obras se consideran precursoras del impresionismo”.

Goya aprendió de su padre el oficio de dorador, pero, decidido dedicarse a la pintura, se trasladó a Madrid. Empezó a pintar retratos y obras religiosas que le dieron gran prestigio, hasta el punto de que en 1785 ingresó en la Academia de San Fernando y en 1789 fue nombrado pintor de la Corte de Carlos IV.

Diez años más tarde, en 1799, pintó para el soberano el famoso retrato La familia de Carlos IV, que se considera una de sus obras maestras. Trabajó como retratista no solo para la familia real, sino también para la aristocracia madrileña.

“Entre estos retratos se encuentran algunas de sus obras más valoradas, como La condesa de Chinchón o las famosas La maja vestida y La maja desnuda”.

Explicó que la Tauromaquia de Francisco de Goya se dirigió a los aficionados, basándose en el texto histórico de Moratín para representar la evolución de las corridas desde su origen hasta 1800.

Noticia anterior

Night Club Orquesta en Otoño Cultural

Siguiente noticia

Un viaje para llorar