Inicio»Cultura»Mi cielo artesanal, un fragmento de Campeche

Mi cielo artesanal, un fragmento de Campeche

0
Compartidos
Google+

Para dar a conocer las artesanías propias del Estado, en Mi cielo artesanal se exponen, demuestran y venden trabajos que realizan los artesanos locales, quienes a través de su obra de arte brindan la oportunidad de dar a conocer a todo el turismo nacional e internacional las tradiciones que forman parte de Campeche.

“Nosotros principalmente tratamos de rescatar los juegos artesanales que son de madera tallada a mano y lo trabajan personas de Campeche, como los yoyos, balero, la resortera y el trompo. Aquí les hacemos demostraciones de cómo se usa cada uno, también se personaliza todo lo que es de madera de acuerdo a lo que la gente quiera y necesite”, señaló Laura Cano.

En Mi cielo artesanal se puede encontrar la exhibición y venta de sombreros de palma de jipi que son de Tankuché Exhacienda, donde se realizan los mejores sombreros de tintes naturales, de una partida y de calidad.

Se tienen los sombreros finos de diferentes partidas y curiosidades de Bécal, además de maderas talladas en comunidades como el Desengaño en Candelaria.

Las hamacas de San Antonio Sacabchén; las sillas mecedoras de hamaca los hacen artesanos de Santa Cruz, Calkiní, y el cuerno de toro lo trabajan cinco familias en Campeche.

También se tiene artesanías como jaguares de barro; ámbar con plata de Chiapas; barro negro y alebrijes de Oaxaca, cerámica de Guerrero pintada a mano, bolsas de henequén de Yucatán, entre otros, ya que cada lugar tiene su especialidad.

“Trabajamos en conjunto con los artesanos para hacer nuevos diseños que sean parte de la vida diaria, todos los materiales naturales están ahora de regreso y tenemos que hacer artesanías no solo de ornato sino de productos que sean de uso diario”, señaló.

Además, en este sitio se les brinda la idea para crear nuevos diseños, así como conseguir nueva materia prima o de más calidad, ya que la artesanía es hermosa pero debe de tener ese valor agregado de tener complementos de buena calidad para que la gente que lo adquiera y tenga el correcto valor.

Los precios son lo más artesanal posible, es un lugar que se abrió con  la idea de manejarlo como comercio justo en donde el artesano recibe más que en otro lado y les permita tener un buen precio para venderlo pronto.

“El precio más valorado es de un sombrero de seis partidas que realizan personas de Bécal y Santa Cruz Exhacienda, este se hace en mes y medio y tiene mil 900 hebras de palma de jipi, cuesta cuatro mil 200 pesos”, precisó.

Noticia anterior

Christelle Castañón lleva a los Reyes Magos a kínder

Siguiente noticia

Boda religiosa de Julio y Doris